Ayer decía "hoy cambia el tiempo".

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ayer decía "hoy cambia el tiempo".

Mensaje por Invitado el Jue Ago 20, 2009 2:48 pm

Sol, toalla, agua y un libro. Siempre que estoy en la playa recuerdo las historias de mi abuelo "..cuando se iba a la playa se iba a trabajar, a recoger las algas que servían de abono para los campos"; y ahora, entre balsas neumáticas, los gritos de los críos en el agua, y el humo del interminable puro de la señora de la toalla vecina, intento imaginarme a mi propio abuelo de crío, ayudando a llenar el carro de madera tirado por dos hermosas vacas a través de la arena.

Pero hoy llueve, y desde la ventana no veo la playa. Llueve y no veo ni siquiera a la gente de la playa. Llueve y sólo puedo ver los tejados desaguando profusamente hacia las calles ya encharcadas. Los críos estarán chateando y sus progenitores consultando algún periódico on-line, alguna receta de cocina, algún que otro blog; otros lobotomizados con alguna cadena de TV. Todo por la línea telefónica.

De ese poste a esa casa va un cable, a la de al lado otro, a ese edificio uno, tres, no..ocho más! Luego parten a ese poste más. ¡Es como una aparición! De repente se revelan ante mi quilómetros y quilómetros de cobre elevados por postes de madera transportando a su destino correos electrónicos con PDFs adjuntos (algún que otro ppt importantísimo), fotografías de alta resolución, pequeños videos, grandes películas...

¿Cómo es posible que hasta ahora no viese la verdadera tela de araña de cables delante de mi propia ventana? Es monstruoso y a la vez evocador:

Líneas de cobre sustentadas por viejos postes de madera mojados transportando datos a varias decenas de megabits por segundo.

¿Hay algo más steampunk?.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.