China Miéville - La estación de la calle Perdido

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

China Miéville - La estación de la calle Perdido

Mensaje por Miss K. el Dom Jun 21, 2009 9:02 pm

Estimadas damas y admirados caballeros, les transcribo el texto de la contracubierta de uno de los libros que acabo de empezar a leer recientemente. No dudo que despertará su interés.
La metrópolis de Nueva Crobuzon se extiende desde el centro del mundo. Humanos, mutantes y razas arcanas malviven en la penumbra bajo sus chimeneas, donde el río se trona viscoso por los afluentes artificiales, donde las fábricas y fundiciones amartillan la noche. Durante más de mil años, el Parlamento y su brutal milicia han gobernado una vasta economía de obreros y artistas, espías y soldados, magos, yonquis y prostitutas. Pero acaba de llegar un extraño con el bolsillo lleno y una demanda imposible.
Dotado de un especial talento para las ambientaciones exóticas, China Miéville convierte a Nueva Crobuzon en un vigoroso escenario en el que se dan cita los ecos de un Londres victoriano, la distopía más agria, la poderosa imaginería de la literatura gótica y originales razas antropomórficas.

Miss K.

Cantidad de envíos : 125
Edad : 42
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: China Miéville - La estación de la calle Perdido

Mensaje por diarment el Lun Jun 22, 2009 11:09 am

Parece muy interesante y autenticamente Steampunk, ¿de que autor y editorial es? para poderlo pedir.

diarment

Cantidad de envíos : 63
Edad : 43
Especialidad Steam : Artista multidisciplinario
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/05/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: China Miéville - La estación de la calle Perdido

Mensaje por Miss K. el Lun Jun 22, 2009 2:30 pm

La edición que estoy leyendo es de La Factoría de Ideas. El autor es China Miéville, quien quizá sea más conocido por su otra obra "La cicatriz" o incluso por su activismo político. Es un tipo que cuenta con todas mis simpatías, a pesar de que considere reaccionario a Tolkien (ejem!).

Aviso: este libro en concreto incluye muchos elementos fantásticos que para alguna gente invalidan la novela como steampunk.
Lo cierto es que, a medida que se va leyendo, uno se encuentra pensando alternadamente en el Londres de Dickens; en la Ciudad Esmeralda de Gregory Maguire; o en los suburbios degradados de las ciudades de cualquier novela ciberpunk invadidos por personajes salidos de alguna serie anime o manga. Sin embargo (hasta ahora) es una realidad consistente, sin justificaciones mágicas de ningún tipo. Las justificaciones que pueda haber son científicas o, a lo sumo, pseudocientíficas (alquímicas). Considérese una realidad alternativa en la que la raza humana no es la única que ha evolucionado y generado civilización y en la que, efectivamente, la ciencia es pareja, metodológicamente hablando, a la que se desarrollaba en nuestra propia historia a finales del s.XIX, principios del XX.

Miss K.

Cantidad de envíos : 125
Edad : 42
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: China Miéville - La estación de la calle Perdido

Mensaje por mR pSYcHo el Lun Jul 13, 2009 9:50 am

Yo, de Miéville, he leído UnLunDun, y la verdad es que me encantó, aunque no sea steampunk.

mR pSYcHo

Cantidad de envíos : 272
Edad : 41
Localización : Barcelona
Especialidad Steam : Aficionado
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 19/01/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Una opinión

Mensaje por Monsieur Comeclavos el Dom Ago 02, 2009 8:37 pm

Vengo, como quien dice, de meterme la novela entre pecho y espalda durante las vacaciones. Quería definirla un poco dentro de las corrientes y estéticas antes de ir al grano. Yo también estoy seguro que algunos no etiquetarían el libro como steampunk. Pero es que otros tampoco hablarían de novela de fantasía. Sin embargo es una buena mezcla de ambas cosas. Veo a Nueva Crobuzon y sus alrededores (ese planeta / universo / espacio general llamado Bas-Lag) como un mundo secundario, una Tierra Media cementada y urbanizada, poblada con distintas razas fantásticas de origen no demasiado tópico...

Me acuerdo sin demasiado entusiamo una franquicia ciberpunk de hace años llamada Shadowrun: orcos, elfos y enanos pegando tiros y conectando sus implantes a la cibermatriz en un futuro no muy lejano. Estación de la calle Perdido apunta más alto: la ficha de wikipedia me confirma que el autor ha metido mano con ganas a distintas mitologias. Tuve que releer las primeras descripciones que se hacían de las kephri para darme cuenta de que no se trata de humanoides femeninos con cabeza de insecto, como una raza alienígena más de la cienciaficción: son cuerpos de mujer con un cuerpo completo de escarabajo por cabeza. Exactamente, un ser salido del muro de una tumba faraónica, al que el autor añade buenas dosis de entomología moderna. Igual de conseguidos están los garuda y vodyanoi, cacto, etc.

Caso aparte son los rehechos, figuras que son cosecha propia del autor y lo acercan a esa estética de etiquetas cienciaficcioneras que llevan pegando fuerte un tiempo: new weird, nueva carne, biopunk, tendones orgánicos en el metal y viceversa, llevar un iPod cuyos auriculares en realidad son un cordón umbilical conectado a tu cerebelo para mejorar la audición; cosas así. Hay mucho weird en la novela, mucha deformidad mutante-abortiva, pero... que sería de la ambientación sin una feria de los horrores y un buen feto de dos cabezas sumergido en un frasco de formol. Pues de eso también hay. A mí, la combinación de biología y tecnologia steam junto a la ciencia mágica (la taumaturgia) me parece interesante y alabo que otros autores de fantasía vayan por ese camino.

Ah, sí, la cosa steam: tenemos maquinaria robótica a vapor, calculadoras mecánicas programadas con tarjetas agujereadas, y hay pólvora de sobra para disparar pistolas de chispa, que es el arma de fuego más avanzada con que se cuenta (dejamos de lado las bioarmas) y llega para describir un par de tiroteos tarantinianos.

Que el autor sea activista político no debería influir o perjudicar la calidad de la novela, pero a mi me llamó la atención que dejase caer sus puyas hacia las relaciones entre el poder político y el criminal, los recortes de derechos y la vigilancia policial para salvaguardar esos mismo derechos, la falsa democracia, la política interna de la ciudad. No es Ursula K. Le Guin, pero se agradece la intención de crítica social.

Todavía no he dicho cuál es mi opinión de la novela, sin duda lo menos importante. Pero de todos modos ahí va: este libro está mal hecho.

No mal escrito, sino mal hecho. Aunque no quería dejar sin mencionar una traducción horrenda que es un crimen contra la Humanidad, pero de la que el autor no tiene la culpa, sólo la editorial.

El libro tiene sobre todo descripción, descripción, descripción, maldita descripción. No andaba desencaminado con la comparación tolkieniana que dije arriba. Donde el viejo T necesitaba páginas para describir un bosque, un árbol y una hoja, Mieville usa la misma cantidad de espacio para hacer lo mismo con una pared de ladrillo y las grietas que hay en él. Ambos casos son exageraciones, claro, pero creo que sirve para hacerse una idea de como en esta novela describir cosas y ambientes termina convirtiéndose en un vicio sin justificación. ¿De verdad se necesita contar con pelos y señales cómo se desenrrolla y empalma un cable clandestino de comunicaciones a lo largo de kilómetros de ciudad? La excitación que sentí mientra leía aquello fue similar a cuando levantaron la acera de mi calle para cambiar las cañerías. Las doscientas últimas páginas las llevé como doscientos latigazos en un paso de Semana Santa. Todo para encontrar una cosa deshinchada y fofa llamada "final".

No tenía mal comienzo, ni mal desarrollo de la trama, pero algo comenzó a ir a peor justo cuando, digamos, las cosas "se complican" en la historia. Se complican para los personajes y para el que escribe y para el que lee. "Meterse en un jardín" se llama al concepto de no saber cómo se sale de una situación para ir enredándose más y mas, pues eso. Y a eso se añade un buen puñado de personajes atípicos, interesantes, pero mal caracterizados o poco trabajados; ay, esa periodista Derkhan Blueday, podía ser un poco más periodística a partir de la página 300, que se queda como una mera comparsa el resto del relato.

Ésta es la primera de tres novelas sobre el mismo mundo secundario. Así que la cuestión es, ¿China lo sigue haciendo igual de mal o mejora con la experiencia?

Monsieur Comeclavos

Cantidad de envíos : 322
Edad : 102
Localización : Yoshiwara Club, Quartier Latin, Parisville
Especialidad Steam : Tecnoludita anarcobonapartista
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 28/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: China Miéville - La estación de la calle Perdido

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:33 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.