II Relato Colectivo (2014)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por dr. dreamer el Miér Ene 29, 2014 12:11 am

-Aquí está, -dijo Burt, sosteniendo un papel en la mano- he encontrado algo: compró el reloj en una subasta. La dirección de la casa de subastas está aquí mismo, creo que allí nos podrán hablar de quién sacó a subasta la pieza.

dr. dreamer

Cantidad de envíos : 42
Edad : 25
Especialidad Steam : No soy ningún experto. Tan sólo un aficionado.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por Salvatore Corvo el Dom Feb 02, 2014 3:01 am

Burt y Clementina se pusieron en marcha de inmediato. Bajaron a la calle y llamaron a uno de los nuevos coches sin caballos que se habían estado poniendo de moda durante los últimos meses en la City, y que si bien no lo dejaban todo perdido de bosta de equino, impregnaban el aire con el humo de sus calderas ardientes.
Entre traqueteos y juramentos del conductor, llegaron a las puertas de la casa de subastas Shelby & Co., cuyo comprobante de venta Burt seguía estrujando en su mano. Llamaron golpeando varias veces la aldaba y preguntaron por el encargado.
- El Sr. Shelby no está hoy.- les dijo un empleado delgaducho y con gruesos anteojos- pero quizá su hijo pueda atenderles. Síganme, por favor.
Atravesaron el ancho vestíbulo y pasaron por un almacén donde se acumulaban cientos de artículos preparados para entrar a subasta, desde pequeñas joyas, hasta grandes estatuas de mármol, pasando por libros de todo tipo, armas antiguas y modernas,mobiliario que parecía traido desde las colonias del Indico, y cientos de cosas curiosas más. Subieron una estrecha escalera hasta las oficinas de la empresa, y allí, tras un escritorio lleno de papeles se hallaba fumando en pipa el hombre más orondo que Burt y Clementina habían visto nunca. Ambos se miraron con la misma idea divertida en mente "¿Como demonios lo hace para pasar por la escalera que acabamos de subir?". Con gran educación, y haciendo un serio esfuerzo, el hombre se levantó para saludar a los recién llegados.
-Buenas tardes- saludó la mole - William Shelby Jr, a su servicio. ¿En que puedo ayudarles?- dijo, volviéndose a sentar en la reforzada silla de cuero, que, pese a todo, soltó unos chirridos nada tranquilizadores.
-Buenas tardes, Sr. Shelby. Buscamos información sobre un artículo que subastarona ustedes hace un tiempo, y...
-Disculpe, Señor...
-Minorrot, Burt Minorrot, disculpe mi distracción por no presentarnos. Esta es la señorita Clementina Ivers, de Massachussets, Estados Unidos.
-Encantado, Srta. Ivers.-dijo, dirigiendo a la joven una sonrisa que ensanchó su triple papada. Y volviéndose de nuevo hacia Burt, prosiguió: -Señor Minorrot, debe usted hacerse cargo de que los datos de nuestros clientes son estrictamente confidenciales. No puedo divulgar según que información so pena de un grave perjuicio para el buen nombre y la discreción de mi empresa.
- Nos hacemos cargo, Sr. Shelby, pero cuando le explique las circunstancias que nos han hecho acudir a usted, entenderá que se trata de un caso de fuerza mayor. Han asesinado a mi mejor amigo para robarle algo que usted le vendió. Y tenemos motivos fundados para pensar que quien lo hizo fue alguien relacionado con la persona que se lo vendió a usted.
Las facciones del orondo Sr. Shelby Jr. habían ido pasando del educado interés a la ligera preocupación y ahora estaban llegando al punto de verdadera alarma.
-Un feo asunto, Sr. Minorrot, el asesinato de su amigo. Sería realmene negativo que se relacionase un objeto subastado aquí con un crimen...
-Por eso no dudamos que ustedes pondrán toda su buena voluntad en ayudar en la investigaciòn de tan lamentable suceso. Sería una lástima tener que implicar a Scotland Yard y a la prensa en la busqueda de información fidedigna,¿no cree?- dijo maliciosamente Clementina, lanzando una mirada de reojo a Burt.
El sudor empezaba a perlar la frente y la triple papada del empresario. La mera idea de una mala prensa para el negocio de hacía sudar de puro pánico.Sabía que con sus dulces palabras, Clementina lo estaba chantajeando, pero no tenía mas opción que colaborar.
-Por supuesto, srta, por supuesto. Estamos dispuestos a ayudar en lo que haga falta. Déjenme ver el recibo, por favor.
Burt le alargó el arrugado papel por encima de la mesa. El Sr. Shelby lo examinó un momento entre el humo de su pipa y se acomodó frente a un artilugio que tenía en una esquna del escritorio. Parecía una de esas modernas cajas registradoras, pero tenía una cinta continua, como la del telegrafo a un lado y un teclado numérico en el centro. Tecleó el número de referencia que aparecía en el comprobante, y acto seguido, con un siseo de vapor, una especie de gaveta metálica se desplazó a gran velocidad sobre unos pequeños raíles conectados al artilugio del teclado, desapareciendo por un hueco de la pared. A los pocos segundos volvía con una carpeta llena de documentos.
-Son una maravilla estos nuevos "Organizadores mecanicos". Para quien tiene que trabajar con cientos de referencias cada día y tenerlo todo en orden, son de gran ayuda.- dijo mientras hojeaba el dossier.- Ah. Aquí está. "Un mecanismo de relojería,"-leyó en voz alta-" de 3 pulgadas de diámetro, chapado en oro, con incrustaciones de madreperla y 12 pequeños rubíes, tapa automática y tres pequeños mandos a los costados. Uno para la hora y otros dos aparentemente de adorno. Comprado por el Sr. Arthur C.Maximillian", veamos, sí, hará unos seis años. "El objeto procedía de la venta particular hecha por su legítimo propietario, Sr. Ebenezer Morrison..."
-¿Tiene la dirección de ese caballero?- le interrumpió impaciente Burt.
-Si, la dirección consta en el dossier, pero dudo que le sirva de nada.
-¿Por qué?- inquirió Clementina.
-Porque aquí dice que murió apenas una semana depués de la venta.-dijo el sudoroso empresario alargando a Burt el comprobante de la subasta y una nota donde había garabateado rápidamente la dirección del difunto Ebenezer Morrison.

Salvatore Corvo

Cantidad de envíos : 162
Edad : 45
Localización : Moledoville (cerca de Barnaburgo)
Especialidad Steam : Archivista emérito de la Wells-Verne Royal Scientific Society y diseñador ocasional de ingenios autolocomotores.
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 14/10/2010

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/moledosteam

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por Salvatore Corvo el Dom Feb 09, 2014 12:29 am

Apenas una semana después de la visita a las oficinas de Selby & Co. Burt y Clementina compartían un té en el apartamento de la calle Rowenna. Clementina había acudido como hacía cada día, desde la pensión de Mrs.Hattaway, donde se alojaba desde su llegada a Londres, a pocas manzanas de distancia, para seguir con la investigación del caso.
Si bien el decoro impedía, en principio, estas visitas en solitario a las habitaciones privadas de un hombre, como buena americana liberal y sufragista, Clementina tendía a ver las normas sociales más como una costumbre que como una obligación, y en el fondo además del profundo convencimiento de que no estaba haciendo nada malo, le producía un placer casi perverso romper las estrictas y puritanas reglas victorianas.
Por su parte, a Burt, si bien estas visitas diarias le ponían al principio extremadamente nervioso, había acabado por esperarlas con expectación e ilusión y se mordía las uñas de frustración cuando Clementina tardaba más de lo habitual en llegar.
Esa tarde, entre pastitas de mantequilla y taza y taza de té de Ceylàn, Burt y Clementina comentaban desalentados el lento progreso de sus pesquisas.

-Ya no sé que hacer,- se lamentaba Burt, dejando la delicada taza de porcelana sobre la mesita redonda que había entre los dos.- Recapitaulando: hemos seguido la pista de Ebenezer Morrison hasta donde hemos podido, pero en la dirección que nos dió el Sr. Shelby no hay mas que un solar vacío despues de que derribasen la casa donde vivía y donde según dicen murió. Hemos visitado y preguntado a los que eran sus vecinos más cercanos, y nadie ha sabido decirnos ni tan siquiera cómo murió. Hemos buscado en la hemeroteca del London News, y apenas hay una mención de dos líneas sobre su defunción. No hubo investigación policial, según el registro de Scotland Yard, que el inspector Doyle tan amable como reticentemente nos ha dejado consultar. Hemos preguntado a miembros de la comunidad científica sobre sus inventos, y nadie parece recordarle o haberle prestado la más minima atención en vida. Te lo aseguro, Clementina, estoy perdido. No sé que hacer ahora.
-Bueno, mi prima Laura suele decir " Si no puedes hacer una cosa, haz otra totalmente distinta". Acábese usted el té, Sr Minorrot, coja su sombrero y vamos a dar una vuelta por Regent's ParK. Hace tiempo que no veo a mis ardillas favoritas. Y un poco de aire y sol a lo mejor nos refrescan las ideas y se nos ocurre que paso dar a continuación.

Salvatore Corvo

Cantidad de envíos : 162
Edad : 45
Localización : Moledoville (cerca de Barnaburgo)
Especialidad Steam : Archivista emérito de la Wells-Verne Royal Scientific Society y diseñador ocasional de ingenios autolocomotores.
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 14/10/2010

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/moledosteam

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por dr. dreamer el Jue Feb 13, 2014 4:35 am

El paseo por el parque estaba resultando delicioso. Tal vez no había conseguido inspirarlos en lo que a la investigación se refería, pero en honor a la verdad habría que decir que la tensión había desaparecido. Burt y Clementina estaban conversando divertidos mientras caminaban.

La tarde estaba tocando a su fin cuando decidieron volver a sus respectivos alojamientos. Burt acompañó a Clementina hasta el recibidor de la pensión de Mrs. Hattaway. Como buen caballero, no podía dejar que una dama recorriese las calles sola a esas horas de la tarde, aunque a decir verdad Clementina le había insistido en que ella no era ninguna dama indefensa a la que tuvieran que proteger. 

Una vez en el recibidor, el portero les saludó mientras leía el periódico del día. Ellos respondieron al saludo y se despidieron cortésmente. Al volverse Burt para marcharse, se detuvo en seco. No podía creerlo. Aquello era imposible. Se frotó los ojos y volvió a mirar el periódico. El hombre tenía el periódico abierto, de modo que Burt podía ver perfectamente la portada del mismo. El título de la noticia decía: "John Morrison, nuevo primer ministro de la Reina". Y a la noticia la acompañaba una foto del personaje que no hace mucho había hecho que unos niños asesinaran a su amigo; del hombre al que llevaban buscando desde que llegasen a Londres. 

-¡Clementina!- gritó, mientras arrebataba el periódico al portero- ¡Clementina!- repitió, y comenzó a subir las escaleras de la pensión como alma que lleva el diablo.

dr. dreamer

Cantidad de envíos : 42
Edad : 25
Especialidad Steam : No soy ningún experto. Tan sólo un aficionado.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por Adri el Lun Feb 17, 2014 3:18 am

- ¿Le apetece más té, señor ministro? -Jhon Morrison negaba con la cabeza, mientras observaba taciturno por el enorme ventanal de la sala.
   La mujer que lo acompañaba se servía en su taza el té caliente que desprendía un fuerte olor a esencias mezcladas. Sus movimientos eran rígidos y su rostro era frío, como el de un autómata, pero aun así, su figura denotaba cierta autoridad y belleza.

- Lo cierto es, Señor Ministro, que me tiene muy preocupada...¿de veras piensa que Gran Bretaña está en peligro? Desde que solventamos aquellos problemas con nuestras colonias, vivimos tiempos de paz. ¿Que países quieren perturbar esta calma? -el ministro se giró con estilo y observó con fijeza a la mujer, como si tratara de hipnotizarla.

-El problema Majestad, no son los países que nos rodean. Francia, Bélgica, Bohemia y España ya andan muy ocupados entramando conflictos que no llevan a ninguna parte -la reina Victoria escuchaba atenta al fornido hombre.- Nuestra amenaza está aquí mismo, delante de nuestras narices. ¿Es que no lo ve?

Por un momento el rostro de la Reina se estremeció ante la falta de subordinación del Ministro y estuvo a punto de recriminarle cuando un joven sirviente entró por la puerta sin llamar.

- Majestad, un señor enloquecido se ha presentado en la puerta del palacio sin invitación alguna. Ha formado un gran escándalo y los guardias lo han arrestado. Insiste en verle a toda costa y dice llmarse Burt; Burt Minorrot.

El gesto de Jhon Morrison se ensombreció un instante pero antes de que la Reina Victoria contestase dijo:

- No se preocupe majestad. Yo me ocupo -Victoria se quedó muda y muy quieta.
   Acto seguido, Jhon Morrison salió de la sala mientras guardaba un brillante reloj de bolsillo dentro de la chaqueta.

_________________________________________________
"Cada uno de nosotros somos poderosos en los mundos que creamos"

Adri

Cantidad de envíos : 300
Edad : 28
Localización : Huelva
Especialidad Steam : Constructor aficionado
Reputación : 61
Fecha de inscripción : 10/12/2012

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/adrian.martinrodriguez.5

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por dr. dreamer el Dom Mar 02, 2014 5:33 am

-Maldita sea...- se quejaba Burt. Permanecía sentado en el suelo de la habitación que la guardia real había improvisado como celda para él- No puede ser... Tengo que avisar a la reina sobre Morrison... No puedo entender qué ha pasado...- Burt reflexionaba en voz alta, profundamente confuso y exaltado.

La puerta de la estancia se abrió y Burt se puso en pie enseguida, esperando a Su Majestad, pero no fue ella quién atravesó la puerta. 

-Buenas tardes, caballero, le creía lejos de aquí. ¿A qué debemos su agradable visita, señor Minorrot?- el tono de Morrison denotaba sarcasmo.

-¿Dónde está la reina? He pedido verla a ella, y no a ti, asesino. Exijo ver a la reina, ¡guardias! ¡Guardias! Detengan a este hombre- Burt estaba desesperado, y no sabía cómo salir de aquella situación.

-Creo que no comprende la situación, señor Minorrot. Soy el primer ministro de la reina y esos hombres de ahí fuera están a mi servicio. Tengo potestad para dirigir a las fuerzas de la autoridad y, como comprenderá, no van a venir a detenerme, sobre todo si les llama un maníaco que ha estado armando jaleo a las puertas del palacio de Buckingham hace tan sólo unos momentos- Morrison rió ante la desesperación que reflejaba el rostro de Burt.

-No puede ser...

-Verás, la cuestión es que no puedes hacer nada al respecto, Burt. Lo mejor habría sido que te hubieras quedado en el nuevo continente llorando la pérdida de tu compañero pero, como has venido, tendremos que cambiar los planes para ti. Ahora voy a marcharme, y esos hombres te llevarán a un calabozo en el que pasarás el resto de tu mísera vida. Lo siento, no quería llegar a este extremo, pero no me dejas otra opción: no puedo permitir que vayas por ahí contando extrañas historias sobre el primer ministro de Su Majestad- una sonrisa macabra se dibujaba en su rostro. Morrison salió de la habitación y comenzó a dar instrucciones a los guardias que custodiaban la puerta de la estancia.

En ese momento, Clementina apareció en el exterior, al otro lado del ventanal de la estancia. Con una gran habilidad, consiguió abrir el ventanal desde fuera. Se llevó un dedo a los labios, en señal de silencio para que Burt, que estaba a punto de hablar, permaneciera callado. Entró en la habitación y fue hacia la puerta. La cerró y la atrancó con muebles, ayudada por Burt. 

Los guardias notaron el ruido al otro lado y comenzaron a aporrear y empujar la puerta, intentando entrar.

-¡Abra la puerta! ¡En el nombre de Su Majestad, abra ahora mismo!- gritaban los guardias.

Pero Burt y Clementina no lo oyeron, pues ya habían atravesado el ventanal, y estaban corriendo a toda prisa, huyendo del palacio a través de sus jardines.

-¿Qué ha pasado ahí?- preguntó Clementina- He visto que ha sido Morrison el que te ha atendido, y no la reina.

-Creo que ese psicópata controla a la reina,- respondió apesadumbrado- nos va a ser difícil desenmascararlo, sobre todo teniendo bajo su mando a todas las fuerzas de orden.

dr. dreamer

Cantidad de envíos : 42
Edad : 25
Especialidad Steam : No soy ningún experto. Tan sólo un aficionado.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por Salvatore Corvo el Dom Mar 23, 2014 2:37 am

Clementina se llevó una mano a la boca ahogando una exclamacion de horror y sorpresa.
-Cielos, Burt...Si eso es cierto estamos en peligro. No puede dejarnos vivos, si conocemos su secreto.
-Desde luego. La nación está en manos de un loco, y nosotros parecemos ser los unicos que lo sabemos... ¿Quién nos va a hacer caso? Lo que no entiendo es porqué quiere destruirnos, cuando puede manipularnos mentalmente con un simple gesto de su maldito reloj.
Clementina reflexionó unos segundos con apecto pensativo y precupado:
-A lo mejor no puede, aunque no se me ocurre el porqué..
-Quizá el hecho de conocer la fuente de su poder, o el mismo hecho de saber que puedes ser manipulado te protege contra su intrusión mental.- siguió Burt el argumento de Clementina.- ¿Y si solo puede manipular a aquellos que no saben que están siendo manipulados? Despues de todo no sabemos cómo funciona el mecanismo que sustrajo de las manos muertas de nuestro desdichado Max.
Clementina se paró en seco mirando intensamente a los ojos a Burt.
-Tenemos que averiguar más sobre ello. ¿Donde podemos encontrar información sobre el control mental y sobre el padre de ese loco que esta metiéndose como un gusano en la mente de la Reina?
- No lo sé, déjame pensar un poco....-Como si se le ocurriese algo de repente, aferró las manos de Clementina y le dijo:-Clementina, prométeme algo.
Ésta lo miró expectante.
Él prosiguió: -Prométeme que si empiezo a actuar de forma extraña, te alejarás de mí. No quiero que si ese criminal de la mente me influyera de alguna manera pudiera llegar a hacerte daño...- Su voz se dulcificó: -No soportaría que te pasara nada malo, Clementina...yo...
La muchacha se colgó de su cuello en un arrebato de efusivo cariño. El corazón de Burt se disparó, pero el momento pasó, repentinamente interrumpido por el pitido de un silbato de la policia a la vuelta de la esquina, que les hizo dar un respingo y adentrarse aun más entre las sombras del callejón lateral en el que se encontraban.

Salvatore Corvo

Cantidad de envíos : 162
Edad : 45
Localización : Moledoville (cerca de Barnaburgo)
Especialidad Steam : Archivista emérito de la Wells-Verne Royal Scientific Society y diseñador ocasional de ingenios autolocomotores.
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 14/10/2010

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/moledosteam

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por Adri el Mar Mar 25, 2014 1:27 am

- 2 SEMANAS DESPUÉS -

-Me parece que no me está usted entendiendo bien, coronel -el hombre del bigote obtuso parecía tener la mente en otro sitio, mientras el Primer Ministro le reprochaba.- Le pedí la cabeza de ese hombre a primera hora del lunes hace dos semanas...¿y que me traes? ¡Suposiciones y pistas! 

El coronel William Shackelstone se encontraba al igual que la mayoría de integrantes del Imperio Británico bajo una fuerte influencia psíquica dominada por el hombre más peligroso del mundo, pero al contrario que la mayoría de "dominados", el poseía un atisbo de consciencia en lo más hondo de su ser.

-Discúlpeme señor Ministro. En seguida vuelvo a movilizar las patrullas y rastraremos hasta el último rincón de Londres.

El malvado ministro asintió con impaciencia y el coronel Shackelstone salió por la puerta del despacho, empezando a tramar parte del plan que derrocara al malhechor que se había adueñado del control de todas las cabezas pensantes del Reino Unido...

_________________________________________________
"Cada uno de nosotros somos poderosos en los mundos que creamos"

Adri

Cantidad de envíos : 300
Edad : 28
Localización : Huelva
Especialidad Steam : Constructor aficionado
Reputación : 61
Fecha de inscripción : 10/12/2012

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/adrian.martinrodriguez.5

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por dr. dreamer el Sáb Mar 29, 2014 3:06 am

En un sucio y desvencijado piso del barrio de Whitechapel, Burt y Clementina esperaban con ansias la llegada del "chico de los recados". La verdad es que ese chico no era más que un raterillo del barrio al que pagaban para que les trajese el periódico y comida todos los días. Con toda la policía de la ciudad buscándoles desde hacía dos semanas, les era imposible salir a la calle y habían recurrido a aquel método. La idea, por supuesto, había sido de Clementina, pues los modales aburguesados de Burt le habrían impedido incluso el hecho de plantearse siquiera aquella posibilidad; pero Clementina tenía ese punto pícaro, que empezaba a gustar a Burt, aunque muy a su pesar.

Unos golpes sonaron en la puerta del piso y los dos se miraron nerviosos. Alguien llamaba a la puerta, y hasta el cuarto golpe no se quedaron tranquilos: esa era la contraseña acordada con el chico. Burt y Clementina se miraron y sonrieron, aquél era el momento del día que más ilusión les hacía. El simple hecho de cruzar unas palabras con otra persona, leer el periódico o comer, era algo maravilloso para dos personas que llevaban encerradas dos semanas.

Burt se levantó y se dirigió hacia la puerta. Descorrió el cerrojo, giró el pomo y tiró de la puerta hacia atrás con una sonrisa en los labios, esperando a Timmy, su chico de los recados. Cuando vio a la persona que estaba al otro lado del umbral, sus reflejos le hicieron cerrar la puerta con toda su fuerza, pero el que se encontraba fuera puso el pie entre la puerta y el quicio para impedir que la cerrara.

-¡Por favor,espere! No se precipite, señor Minorrot...

-Clementina, corre, por la ventana. ¡Rápido!- gritó Burt nervioso.

-Por favor, señor, he venido a buscar su ayuda para acabar con el Primer Ministro- dijo el hombre al otro lado de la puerta, desesperado.

Burt y Clementina se quedaron quietos, sin comprender. Cedió la presión sobre la puerta y le abrió al policía que esperaba en la entrada. 

-¿Viene usted solo o acompañado?

-Vengo solo -contestó el agente-, como comprenderá esta no es una misión oficial.

-Pase y cierre la puerta, agente, y cuéntenos qué quiere de nosotros- invitó Clementina.

-Gracias -dijo mientras pasaba y cerraba a sus espaldas-, ante todo he de confesar que me ha sido muy difícil encontrarles, enhorabuena por su plan. Lo del chico de los recados ha sido un acierto, aunque tal vez el chico no fuera el más apropiado... le escuché contando a sus amigos en la calle cómo una pareja de chiflados le pagaban una buena suma diaria tan sólo por llevarles el periódico y algo de comida. Tan sólo tuve que atar cabos, pero he de reconocer que me trajo aquí más el azar que mi destreza. Pero bueno, vayamos al grano: soy el coronel William Shakelstone, y el Primer Ministro me ha encargado personalmente la búsqueda y detención de ustedes dos. El problema es que ese hombre no me gusta un pelo. No sé qué clase de trucos usa pero tiene a todo el mundo como adormecido... incluso a Su Majestad... Parece tener alguna especie de truco para controlar a la gente. Cuando estoy en su presencia y me da órdenes, noto una presión mental muy fuerte y me parece que he cumplir todo lo que me dice, pero conforme me alejo de él, mi claridad mental vuelve y soy consciente de que no es un tipo de fiar. No sé cuál será su truco, pero parece que conmigo no funciona del todo...

-Utiliza el control mental, coronel, ese hombre está en posesión de una especie de aparato de control mental muy poderoso -Burt intentaba explicarse.

-Entiendo, ya imaginaba algo así. La cuestión es que he decidido poner fin a esta locura, pero no sé cómo hacerlo. Y he pensado que si estaba tan interesado en deshacerse de ustedes dos, debía ser porque sabían algo importante acerca de él, algo que pueda acabar con su poder...

dr. dreamer

Cantidad de envíos : 42
Edad : 25
Especialidad Steam : No soy ningún experto. Tan sólo un aficionado.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por Salvatore Corvo el Miér Abr 23, 2014 12:33 am

Burt se puso a cavilar sobre el asunto y empezó a pensar en voz alta.
-Nosotros no podemos hacer nada para detenerlo, al menos por el momento, pues aunque conocemos el secreto de su mecanismo en forma de reloj, no sabemos cómo funciona ni sabemos como anularlo, a pesar de que en nosotros parezca tener menos fuerza su control mental. Está claro que necesitamos ayuda externa pero...¿dónde encontrarla?...-De pronto su rostro se iluminó -¡Clementina!, cuando estuvimos buscado información sobre los avances científicos del padre de Morrison, habia un nombre que aparecía a menudo en relación con los estudios mentales y la inducción psicológica, una especie de profesor que decía poder combinar el mesmerismo con métodos científicos.. sonaba español o italiano ¿te acuerdas de cuál era el nombre?
- Si, claro...Velara, Tomás Velara. Lo recuerdo porque me llamó la atención que se mezclaran dos conceptos en apariencia tan diferentes como el hipnotismo y la ciencia.
- Bueno, en realidad tampoco es tan extraño, al fin y al cabo muchas para-ciencias no son plenamente reconocidas por la ciencia simplemente porque el estamento científico es en ocasiones muy cerrado de miras...
-Todo eso es muy interesante- les interrumpió el coronel Shackelstone- pero en qué puede ayudarnos un charlatán de circo.
-Puede ayudarnos en que no es un charlatán. Se trata de un reconocido catedrático de neurología de la Universidad de la Sorbona. Si el padre de Morrison era la persona que más sabía en el mundo sobre control mental, el profesor Velara es, sin duda alguna, la segunda.
-Pues eso nos genera un problema, caballeros.- dijo Clementina con semblante preocupado. Cuando los rostros de ambos hombres se volvieron hacia ella interrogantes prosiguió:- Debemos encontrarlo cuanto antes o nunca podrá ayudarnos. Si Morrison quiere eliminarnos simplemente por conocer su secreto, ¿que creen que le tiene preparado al unico hombre que podria comprender y contrarrestar el invento de su padre? Está claro que el Profesor Tomás Velara corre un gravisimo peligro.
-Creo que acabamos de iniciar una carrera contra reloj, amigos, y el premio es la libertad de Inglaterra. Espero qeu vayan ligeros de equipaje, - dijo Shackelston dirigiéndose a grandes zancadas hacia la puerta- nos vamos a Francia. Directos a la Sorbona.

Salvatore Corvo

Cantidad de envíos : 162
Edad : 45
Localización : Moledoville (cerca de Barnaburgo)
Especialidad Steam : Archivista emérito de la Wells-Verne Royal Scientific Society y diseñador ocasional de ingenios autolocomotores.
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 14/10/2010

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/moledosteam

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por Adri el Miér Abr 23, 2014 2:05 am

Tomás Velara llevaba el traje impecable, como cada mañana, pero su rostro denotaba una fatiga interior que acusaba cansancio y el paso de demasiadas horas sin dormir.
Desde que había llegado a sus oídos, a través de la prensa y algunos telégrafos,  los extraños sucesos que acontecían en Reino Unido, no había parado de investigar, y para avanzar en una investigación, a veces hay que preguntar a la gente...muchas veces se pregunta a la persona equivocada...
Tras su breve interrogatorio al teniente Jean Piere Díaz de la brigada antiaérea de París, no le cabía duda de que el primer ministro de Inglaterra, Lord Morrison, no era el noble que decía ser...y lo más grave, que si las encuestas eran ciertas, incluso Francia corría peligro en aquel momento...se avecinaba una guerra mundial...

Velara torció la esquina de la Chateau Bleu Avenue. Era consciente de que lo seguían desde hacía rato. No pudo reaccionar a tiempo. Dos hombres fornidos se colocaron delante de él y apenas le dio tiempo a decir nada, cuando un enorme puño se estampó en su cara.

_________________________________________________
"Cada uno de nosotros somos poderosos en los mundos que creamos"

Adri

Cantidad de envíos : 300
Edad : 28
Localización : Huelva
Especialidad Steam : Constructor aficionado
Reputación : 61
Fecha de inscripción : 10/12/2012

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/adrian.martinrodriguez.5

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por Salvatore Corvo el Dom Abr 27, 2014 11:37 pm

El profesor se derrumbó contra la pared, sangrando profusamente por su lastimada nariz. Las lágrimas de dolor no le permitieron ver las sombras que se cernieron sobre los dos hombres de aspecto patibulario que acababan de agredirle.
Solo pudo oír ruido de pelea, puñetazos y varios gritos de dolor, mezclados confusamente con violentas interjecciones en inglés; aunque pronto una voz más dulce y amable llamó su atención. Una mujer, joven por el tono de la voz, estaba intentando ayudarlo y se interesaba por su estado. Lo sostuvo por el codo y lo ayudó a levantarse, apoyándolo en la pared y limpiándole la sangre de la cara con un fino pañuelo de encaje.
-Merci beaucoup, Mademoiselle-dijo el profesor restañándose la hemorragia nasal.- Es usted muy amable.
-¿Profesor Velara?¿Es usted el profesor Velara?- preguntó la joven, preocupada.
- Si..Pero ¿como lo sabe?
- Le estábamos buscando, profesor.- Al ver que el hombre se ponía tenso, se apresuró a añadir:-Queríamos avisarle de que se encontraba en peligro, y creo que mis amigos y yo hemos llegado justo a tiempo. Permítame presentarle al coronel William Shackelstone, de Scotland Yard, y a mi buen amigo el Sr. Burt Minorrot.
La aturdida mirada del profesor Velara se posó sobre sus dos salvadores, que aparecían algo agitados y despeinados tras la trifulca con los agresores, los cuales estaban maniatados en el suelo con varias magulladuras bien visibles en sus rostros.
-¿Se encuentra bien, profesor?-Preguntó el más bajo de los hombres, que se presentó como Burt.
- Si, gracias joven. Mi nariz ya ha sufrido  otros percances antes, no creo que esté rota.
- Ha tenido suerte, profesor. Estos dos viejos conocidos - dijo Shackelstone señalando a los dos quejumbrosos bultos maniatados - son Jake "El Patillas" y Artie "Seisdedos". Y su especialidad no es austar a deudores, ni los pequeños a atracos. Son asesinos a sueldo. Creo que no intentaban sólo achatarle la nariz, profesor. Ven, Burt - dijo poniendo una mano en el hombro de su amigo - vamos a entregarlos en la Gendarmerie más cercana. Clementina, por favor, ¿puedes acompañar al profesor a su despacho y esperarnos allí?
Burt y Clementina se miraron divertidos al ver que la antigua formación de militar de su nuevo amigo se imponía y empezaba a dar ordenes y a organizarlo todo de forma automática. Como lo que decía tenía sentido, se apresuraron a hacerle caso y mientras los cuatro hombres (asesinos frustrados y salvadores) se buscaban un gendarme, el ya algo recuperado científico y la joven se dirigían a la cercana universidad.

Salvatore Corvo

Cantidad de envíos : 162
Edad : 45
Localización : Moledoville (cerca de Barnaburgo)
Especialidad Steam : Archivista emérito de la Wells-Verne Royal Scientific Society y diseñador ocasional de ingenios autolocomotores.
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 14/10/2010

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/moledosteam

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por dr. dreamer el Miér Abr 30, 2014 4:47 am

Tres golpes suaves de nudillos sonaron en la puerta.

-Adelante- invitó el profesor Velara, desde la mesa de su despacho. 

-Ya he entregado a esos dos criminales a la policía francesa, señores- les comunicó Shackelstone, mientras pasaba al interior del despacho, en el que se encontraban Burt, Clementina y el profesor- ¿Alguna novedad?

-Pues la verdad es que sí, caballero- le aclaró Burt-. El profesor Velara nos contaba los detalles más importantes sobre sus estudios de hipnotismo, sobre todo los que tienen que ver con sacar a los afectados de ese estado. Al parecer es necesario cierto proceso inverso para sacarlos de esa especie de trance...- Shackelstone le miraba con desconcierto.

-Creo que es mejor que les explique esto de manera más simple- intervino el profesor-. Hay varias formas de sacar a los afectados por el hipnotismo de ese trance en el que caen. Una de ellas, la más efectiva, es, por supuesto, utilizando el mismo artilugio que se haya usado para hacerles caer en el trance; pero por lo que me han contado sus amigos, creo que esta opción la podemos descartar. La segunda opción es a través de un lento proceso individualizado con cada afectado, que es bastante largo, por lo que tampoco es una manera viable, debido a la situación tan urgente y generalizada a la que nos enfrentamos...

-Entonces, ¿acaso hay alguna forma de conseguirlo que esté al alcance de nuestras posibilidades?- preguntó Shackelstone, al borde de un ataque de nervios.

-Sí, hay una forma, aunque no es sencilla...- comenzó a relatar el profesor Velara...

dr. dreamer

Cantidad de envíos : 42
Edad : 25
Especialidad Steam : No soy ningún experto. Tan sólo un aficionado.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por dr. dreamer el Miér Abr 30, 2014 4:57 am

-AL DÍA SIGUIENTE-
-Caballeros, les presento a un buen amigo, el profesor Van Helsing- dijo Velara, al tiempo que ese tal Van Helsing les saludaba-. Él es el propietario del vehículo que nos llevará en esta misión.

-Encantado, profesor Van Helsing- se presentó Shackelstone.

-Espero que sepa usted pilotar ese aparato, profesor, y no que sólo conozca la teoría- bromeó Clementina.

-No se preocupe, señorita- respondió éste, guiñando un ojo-, no es la primera vez que dirijo ese cacharro. Venga, tenemos una misión que cumplir y muy poco tiempo para hacerlo- añadió volviéndose hacia aquella especie de dirigible-, arriba todos.

Todos subieron al aparato. El último en subir fue el profesor Velara, que llevaba un extraño maletín en el que guardaba la única posibilidad que les quedaba de acabar con el control mental que Morrison ejercía sobre las mentes de Inglaterra.

dr. dreamer

Cantidad de envíos : 42
Edad : 25
Especialidad Steam : No soy ningún experto. Tan sólo un aficionado.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por Adri el Jue Mayo 01, 2014 2:03 pm

Era la primera vez que Burt volaba, y sintió nauseas en repetidas ocasiones. En una de las veces, salió a la proa del dirigible para expulsar al vacío todo lo que había desayunado.
Mientras se limpiaba la boca con su pañuelo de seda, oyó un sonido de voces que parecía provenir de la parte trasera de la cabina de pilotaje. <<¿Quien andará ahí?>>, pensó Burt sobresaltado.
Por precaución sacó su arma Derrigger del bolsillo y se acercó lentamente observando a través de la esquina con precaución.
El corazón de lió un vuelco; Burt no daba crédito a lo que veía. 
Es difícil explicar con palabras lo que sintió Burt en aquel momento, cuando vio a Clementina y al agente Shackelstone enzarzados en un prolongado beso. Tan solo deseó estar muerto.

_________________________________________________
"Cada uno de nosotros somos poderosos en los mundos que creamos"

Adri

Cantidad de envíos : 300
Edad : 28
Localización : Huelva
Especialidad Steam : Constructor aficionado
Reputación : 61
Fecha de inscripción : 10/12/2012

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/adrian.martinrodriguez.5

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por dr. dreamer el Mar Mayo 13, 2014 4:53 pm

Burt se dio la vuelta y guardó su Derriger de nuevo en el bolsillo. Cuando había ido a comprobar de quién eran las voces que escuchaba, estaba preparado para cualquier cosa que encontrase; para cualquier cosa menos para aquello. Se encaminó de vuelta a la cabina de pilotaje, con peor cuerpo del que tenía cuando salió de ella. Estaba furioso consigo mismo. Al fin y al cabo, la culpa era suya por haberse hecho demasiadas ilusiones con respecto a Clementina, y quizás por no haberle expresado antes lo que sentía. 

Cuando llegó a la cabina de pilotaje, el doctor Van Helsing volvió el rostro hacia él, sonriendo.

-Ya casi hemos llegado, caballeros -anunció-. En estos momentos nos encontramos justo encima del Támesis. En un instante estaremos sobre el centro de Londres -y dicho esto, volvió a centrar su atención en los mandos del dirigible.

El doctor Velara entregó a Burt el maletín que había llevado consigo. Y Burt lo aceptó con la clara convicción de lo que debía hacer. Debñia seguir el plan que el doctor Velara había preparado, pues era la única oportunidad que tendrían de salvar al país. En ese momento, entraba en la cabina de pilotaje el señor Shackelstone, seguido por Clementina, que esquivó la mirada de reprobación que Burt le dedicó.

-Señores, hemos llegado. Bajo nuestros pies tenemos el centro de Londres. Yo he cumplido con mi parte, ahora les toca a ustedes salvar al país -dijo Van Helsing. Todos asintieron, y salieron a la cubierta de la nave, desde la que vieron los edificios de la ciudad, recortándose en la noche. 

dr. dreamer

Cantidad de envíos : 42
Edad : 25
Especialidad Steam : No soy ningún experto. Tan sólo un aficionado.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por dr. dreamer el Miér Mayo 14, 2014 2:03 pm

-Coged esto, os va a hacer falta -les dijo Van Helsing, repartiéndoles dos extrañas pistolas a cada uno-, son las nuevas RayBrand 4000: pistolas que disparan rayos de éter, no matarán a nadie, pero paralizarán a todo aquel que alcancen. Creo que os va a venir bien para enfrentaros a esos soldados -añadió, señalando a los guardias que corrían hacia palacio, puesto que habían visto el dirigible justo encima del Buckingham Palace. 

Van Helsing volvió al puesto de mando e hizo descender el dirigible hasta quedar a escasos dos metros del tejado del palacio real. Soltó unas escalas, y Burt, Clementina y Shackelstone bajaron por ellas. Una vez en el tejado, Burt se arrodilló y abrió el maletín. Extrajo de él un extraño artefacto, repleto de válvulas, engranajes y todo tipo de piezas extrañas que no lograron reconocer. 

Mientras, Shackelstone y Clementina se habían colocado cubriendo a Burt, con sus pistolas en alto, apuntando hacia el lugar por el que en poco tiempo comenzarían a aparecer los guardias reales, que subían hacia el tejado en esos momentos. Los primeros guardias aparecieron cuando Burt estaba colocando una palanca que había sacado de su bolsillo, y que Velara le había entregado, y encajándola en aquel aparato. Clementina y Shackelstone no dudaron en disparar a los guardias. En el momento en que apretaron el gatillo de sus RayBrand 4000, cuatro rayos de luz azul salieron disparados para impactar en el pecho de los guardias, que cayeron derribados al suelo, convulsionándose hasta quedar inconscientes y paralizados. El sonido de pasos apresurados subiendo hacia el tejado era muy fuerte. Un instante después, una veintena de guardias llegó al tejado. Burt gritó a sus amigos:

-Rápido, poneos los tapones.

Los tres sacaron de sus ropas unos tapones de cera que les había entregado el profesor Velara y se los introdujeron en los oídos. Los guardias estaban a punto de dispararles, cuando Burt tiró de la palanca. Los engranajes se pusieron en funcionamiento, las válvulas subieron y bajaron, expulsando vapor.

Un pitido infernal salió del aparato, recorrió el tejado del palacio, luego el palacio, y después toda la ciudad de Londres. Según el profesor Velara les había explicado, se trataba de un sonido sólo audible por el oído humano. Todos lo oyeron, y les dejó aturdidos. Cuando se pasó el aturdimiento, nadie estaba ya bajo los efectos del control mental de Morrison. Los tres amigos dispararon a los guardias, aprovechando la situación y los paralizaron: aquello no había acabado.

John Morrison, que se encontraba en un despacho del Buckingham Palace, también lo oyó. Y, conocedor de las investigaciones y experimentos del profesor Velara, supo que los hombres que había enviado a Francia a capturarle habían fracasado. Le habían quitado el poder que ejercía sobre las mentes, pero aún no estaba todo perdido: al fin y al cabo, él era el primer ministro, y todo el mundo debía obedecerle. La única persona capaz de revocar su autoridad era la reina. En ese momento se dio cuenta: ¡la reina! COgió su pistola y salió corriendo del despacho. Debía llegar hasta ella antes de que lo hicieran esos entrometidos.

dr. dreamer

Cantidad de envíos : 42
Edad : 25
Especialidad Steam : No soy ningún experto. Tan sólo un aficionado.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por dr. dreamer el Mar Ago 19, 2014 1:36 am

Burt, Clementina y Shakelstone corrían por el palacio en dirección a los aposentos de Su Majestad. El invento del profesor Velara debía haber dejado a la Reina libre del control mental de Morrison, y era el momento de llegar hasta ella y ayudarla a recuperar el control del país. Al doblar una esquina, divisaron las puertas de los aposentos reales. La puerta estaba entreabierta: aquello no era buena señal.

Se dirigieron a todo prisa hasta allí y penetraron en la habitación. Una vez entraron, la puerta se cerró tras ellos, y vieron a Morrison, que sujetaba a la Reina delante de sí, apuntándola a la cabeza con su revólver.

-Suelta el arma, Morrison- ordenó Shakelstone, apuntando al hombre con su pistola RayBrand-. Todo se ha acabado, has perdido. Si sueltas el arma y te rindes, irás a la cárcel, pero si no lo haces, morirás. No tienes escapatoria. 

-Soltad vosotros las armas o mato a la Reina -amenazó Morrison.

Los tres se miraron entre ellos y parecieron decidir que lo mejor era hacer lo que les pedía. Tras un asentimiento de cabeza por parte de Burt, los tres dejaron sus armas en el suelo. 

-No te saldrás con la tuya, Morrison. La Reina ya no está bajo tu control mental, y cuando los guardias entren por esa puerta, cosa que no tardará en ocurrir, ella ordenará que te detengan... o que te maten.

-¿De veras, inspector? -respondió, burlón, Morrison- Permita que no comparta su opinión. Voy a explicarle lo que ha ocurrido hoy aquí. Unos desalmados han asaltado el palacio real y han atentado contra Su Majestad, la reina Victoria. Suerte que el primer ministro, John Morrison, se encontraba en el palacio y llegó a tiempo para plantar cara a los asaltantes y obligarles a desarmarse. Todo un héroe, el primer ministro Morrison, ¿no creen? Lo que es una pena es que no haya llegado a tiempo para salvar a la Reina -dijo Morrison, con una sonrisa malvada en la cara, y fue a apretar el gatillo de su revólver.

Pero justo en ese instante, un bala del calibre 35 impactó cruentamente en el entrecejo de Morrison, arrebatándole la vida en el acto. La Reina gritó, de puro terror, y se echó a llorar, arrodillada en el suelo. Clementina y Shakelstone se volvieron, asombrados, hacia su compañero Burt, que empuñaba el revólver aún humeante en su mano derecha. 

-Esto va por el profesor Arthur C. Maximillian- dijo Burt, casi en un susurro, con la mirada como perdida.

dr. dreamer

Cantidad de envíos : 42
Edad : 25
Especialidad Steam : No soy ningún experto. Tan sólo un aficionado.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: II Relato Colectivo (2014)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:20 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.