Escritores muertos que dictan novelas desde el Más Allá

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Escritores muertos que dictan novelas desde el Más Allá

Mensaje por Natus_Mortuus el Miér Mar 07, 2012 10:45 pm

Fuente:
http://www.papelenblanco.com/metacritica/escritores-muertos-que-dictan-novelas-desde-el-mas-alla

Pearl Curran nació en 1883 en San Luis (Missouri). Abandonó sus estudios secundarios, probó diversos empleos, se casó y dio clases de música. Hasta que el 8 de julio de 1913, experimentó con una tabla Ouija para hablar con los muertos.

Entonces apareció un espíritu que se llamaba Patience Worth, nacido en el siglo XVII en Dorset, Inglaterra, que había viajado en barco a América y había sido asesinado por los indios. El espíritu se metió dentro de Curran y le obligó a escribir, en lo que en el mundo parapsicológico se llama “escritura automática”.

De hecho, Curran llegó a transcribir los dictados de Worth durante los siguientes 25 años. Y entre los textos se encontraban más de 5.000 poemas, una obra de teatro y varias novelas. Lo más fabuloso, sin embargo, no era la producción de Curran sino la calidad de lo que producía. Por ejemplo, al reseñar la obra de Worth sobre los últimos días de la vida de Jesús, un crítico del New York Globe la comparó con la obra de Ben Hur, mientras que otro crítico la consideró “el mejor relato sobre Jesucristo escrito desde los Evangelios”.

Con todo, los investigadores nunca hallaron pruebas de que Patiente Worth hubiera existido realmente. Además, un análisis lingüístico de los textos reveló que el lenguaje no era coherente con el de otras obras de la misma época. El mayor error de Patience Worth fue ambientar una de sus obras en la época victoriana, unos doscientos años después de su propia muerte. Era, pues, un fraude, pero resultó que el fraude nos permitió descubrir una buena escritora: no era un espíritu, sino una mujer que creyó ser inspirada por un espíritu (o fingió serlo por darse publicidad).

Otro caso bien distinto es el de una buena amiga de Curran, una tal Emily Grant Hutchins, también fue poseída por el espíritu de nada menos que Mark Twain. En 1917 escribió Jap Herron, una novela que Hutchins aseveraba que le había dictado el espíritu de Twain. Los críticos, sin embargo, no se dejaron impresionar, y calificaron la obra de impropia del talento de Twain. La cosa llegó incluso a los tribunales, tal y como explica Richard Wiseman en su libro “¿Esto es paranormal?”:

Harper y Brothers, que poseían los derechos de la obra de Mark Twain cuando estaba sobre la tierra, adoptaron medidas legales, alegando que la escasa calidad de Jap Herron perjudicaba sus ventas. Como parte de sus pruebas, Harper y Brothers señalaron que Twain era sumamente escéptico sobre la vida eterna y, por lo tanto, parecía un candidato muy poco proclive a convertirse en escritor espiritual. Los medios de comunicación se habrían puesto las botas si hubieran difundido la noticia de que el Tribunal Supremo iba a dictaminar en breve sobre una cuestión relacionad con la inmortalidad. Lamentablemente el caso nunca llegó a los tribunales, ya que Hutchings y su editor acordaron retirar el libro de la venta antes de la celebración del juicio.

Natus_Mortuus

Cantidad de envíos : 745
Edad : 36
Localización : Barcelona
Especialidad Steam : Comandante en la batalla de Crystal Lake.
Reputación : 59
Fecha de inscripción : 08/12/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.