SteamPunk en Argentina

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

SteamPunk en Argentina

Mensaje por GHDH de Argenta el Vie Jun 17, 2011 4:56 pm

Nota Suplemento S! de Clarin
http://www.si.clarin.com/Subidos-maquina-tiempo_0_500949911.html

Un viaje en el tiempo es incursionar en el mundo steampunk: una máquina de vapor que remite a la segunda revolución industrial, tecnología mecánica, ropas victorianas, más películas, libros y cuadros de época son los objetos de culto de una tendencia que asoma en el país.

El steampunk es un subgénero que surge de la ciencia ficción y una de sus insignias es el libro 20.000 leguas de viaje submarino del francés Julio Verne. La versión ilustrada de esta obra literaria fue uno de los motores por los cuales Guido (23) se metió en esto y creó en Facebook el grupo Sociedad Steampunk Argentina que reúne a unos 130 fanáticos locales. “También me influenció la peli Wild Wild West que tiene bocha de elementos steampunk. Y en cuanto a comics leí mucho los de Mike Mignola ( Hellboy ) que trabaja en la época de entreguerras (1920-1945), lo que sería el dieselpunk”, afirma.

Aunque en Argentina hay foros, blogs y grupos de Facebook de este movimiento, no son muchos los que le ponen el cuerpo a este movimiento de diseño de indumentaria e industrial, que tiene al bronco como protagonista. “Muchos levantan imágenes de Google y debaten sobre ello. Pero no van más allá, no diseñan, ni refuncionalizan objetos”, agrega Lucas (21), otro steampunkero.

Hace dos años, Guido convocó a la primer reunión con fanáticos de este subgénero. “Se hizo en una exposición de pinturas sobre el Buenos Aires del futuro. Luego hicimos dos en San Telmo. Eramos cuatro o cinco personas”.

Uno de los participantes fue Walter (31), tester de banners de día (para una empresa de marketing) y relojero de noche, donde los mecanismos de alta complejidad lo atraparon y llevaron al steampunk. Hoy es uno de los principales exponentes de esta ¿nueva tribu urbana? Lucas conoció a Walter en la filmación de un clip de Los Parraleños. “Fui con un cosplay y él estaba disfrazado de Wally. Era en una quinta, él sacó un elemento de su creación y al toque lo identifiqué como steampunk. Y ahí lo encaré y nos pusimos a charlar”, dice este estudiante de locución.

En una feria de antigüedades en Palermo, Walter encontró una lámpara antigua. Y la llevó derecho a Martín Coronado, su bunker de restauración. “La pulí toda porque estaba negra, le puse un cable y hoy funciona. La pagué 80 pesos”. Además usa un celu muy particular. “Acoplé un sistema bluetooth dentro de un viejo tubo telefónico de Entel de baquelita que encontré en la calle”.

Y para los que creen que viajaron en el tiempo cuando lo ven lookeado símil fines de siglo XIX, aclara. “Me hice un chaleco de cuero de chancho que no está cosido, sino remachado y pegado. Y no tiene botones plásticos, sino aplicaciones de bronce. También modifiqué viejos relojes y diseñé algunas muñequeras de cuero”.

Un par de anteojos tipo googles, hecho con dos despertadores viejos y apliques en cuero, más un pantalón de corderoy marrón lo ponen en sintonía oldie. “Nadie se burló de mí o dijo cosas negativas. Eso sí, por la calle llamo la atención. Le veo futuro al steampunk en la Argentina”.

Lucas, apasionado de las películas retrofuturistas victorianas y fana de Volver al Futuro III , dice que pronto se van a organizar reuniones vía Facebook . “La onda sería juntarse en bares y en puntos de la ciudad cuya estética remitan al steampupnk. San Telmo sería ideal porque está detenido en el tiempo y hay muchos mercados de antigüedades”, dice.

En ese mítico barrio, Lucas ya se había reunido junto a Walter, Guido y dos amigos más para recorrer ferias y poder rescatar algo. “La onda es hágalo usted mismo: comprar algo en mal estado y rescatar partes para ensamblarlo a otro artefacto similar o reformular su uso. Y de ahí armar un tutorial para que otros aprendan a hacer lo mismo. Aunque los que hacen eso, son los menos porque hace falta tener conocimientos técnicos”, agrega Guido.

Para Lucas, el steampunk es poner a prueba la imaginación. “Es un flash de inspiración: agarrar los elementos que tengas e improvisar. Yo encontré unas antiparras tiradas y las tunée”. Y proyecta un mundo steampunk: “sería genial la aplicación de las máquinas a vapor, no sólo por la estética, sino también porque no dañaría el medio ambiente ni a su gente. Imagináte un Buenos Aires lleno de vaporizadores”. A soñar.

Por: Pablo Raimondi

NOTA: yo no uso la palabra BOCHA!

_________________________________________________

GHDH de Argenta
Naranja Mecánica

Cantidad de envíos : 914
Edad : 28
Localización : Nueva Pailandia
Especialidad Steam : ideologo productivo
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 21/11/2008

Ver perfil de usuario http://elescritorolvidado.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.