[Reto de abril 2011] El valor de lo sencillo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Reto de abril 2011] El valor de lo sencillo

Mensaje por janacek el Dom Mayo 15, 2011 12:38 pm



[justify]

Una vuelta más y está listo, confirmó con un susurro para sus adentros, aplicando el destornillador con sumo cuidado sobre un tornillo minúsculo y delicado.
Perfecto.
Levantó la lente de aumento, que vista desde el otro lado habría parecido seguramente el ojo de un calamar gigante y soltó un suspiro de satisfacción, no tanto porque había terminado, como para dar descanso a sus viejos huesos maltratados por la postura forzada.
Con una larga y crítica mirada se alejó unos pasos de la mesa de trabajo para contemplar su obra.
Tal vez un poco en exceso dorada. Tal vez el manómetro debería tener un tamaño más acorde con la carcasa principal, pero, en suma, era una bonita creación. No le cabía la menor duda de que causaría estupor.
¡La primera cafetera portátil de la historia!.
¿A quién no le apetece un café o un té calentitos en estas frías mañanas del marzo londinense?. Y más, si lo puede tener a mano.
A Sebástian le horrorizaban los inventos modernos. Pensaba que en la sencillez está el gusto y que la belleza no tenía porqué estar reñida con la funcionalidad.
Muchos le habían acusado de conservador e incluso de inmovilista, pero hacía oídos sordos ante tales impertinencias.
Para él, el secreto de la vida se encontraba en cada acto cotidiano que, siempre sin estridencias, realizaba por sí mismo o ayudado de sus pequeños inventos, en favor de su propio cuerpo, su propia mente o su propio espíritu, aunque en lo referente a esto último se declaraba francamente confuso y dispuesto a claudicar ante gente más docta o más fanática que él.
La tarde anterior había tenido aquella amable charla con Clive Morton, de Morton & Morton asociados, con oficinas en Pall Mall, y había conseguido una cita para esa misma mañana. Desde entonces se había estado preparando al efecto.
Sólo le faltaba un detalle. Un toque de elegancia personal. Una sonrisa confiada y un ligerísimo aroma a lavanda. Se caló con cuidado el bombín y tomó el bastón del paragüero; ajustó la pajarita, aliso la pechera del chaleco de tartán y se dio a si mismo el visto bueno frente al espejo.
Abrió la puerta y bajó los escalones hasta la calle.
-. ¡Vamos!, apremió.
Y con un traquetear alegre, la cafetera le siguió camino de la oficina de patentes, silbando y correteando por la acera.

janacek

Cantidad de envíos : 40
Edad : 47
Especialidad Steam : Aventurero, contador de historias y cazador de dinosaurios vivos.
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 14/03/2011

Ver perfil de usuario http://www.ithilien.co

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.