De cómo empezó todo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De cómo empezó todo

Mensaje por Sir Bruce Wolf el Sáb Sep 25, 2010 10:58 pm

He aquí el primer capítulo de las aventuras de Manfred Schulze o Fleischer para otros. Su biografía y capítulos posteriores irán apareciendo en http://laforjadeunimperio.blogspot.com/ al igual que en este foro.
Espero que lo disfruten.

De cómo empezó todo

Corría el año 1871 cuando los valientes soldados prusianos regresaban a sus hogares tras la breve pero intensa guerra contra los franceses. Las trágicas imágenes de muerte y sufrimiento regresaban una y otra vez a las mentes de los hombres que habían tenido su bautismo de fuego en esta guerra, mientras que los veteranos habían aprendido a vivir con ellas desde hacía tiempo.

El Capitán Manfred Schulze caminaba junto a sus hombres por los polvorientos caminos que llevaban a Potsdam, hacia el cuartel de su regimiento. Sus pies se movían de forma automática mientras su cabeza se encontraba muy lejos de allí, en Francia. Pensaba en su amada Mina y cómo el amargo destino se la había arrebatado. Una vez hubieran llegado al cuartel y se les hubiera concedido el permiso, tenía pensado dirigirse a Neufchâteau, el pueblo natal de su difunta esposa y el lugar donde se hallaba enterrada.

Todo marchó según lo previsto y en menos de dos días Manfred se encontraba de camino al pequeño pueblo francés. Al llegar allí le invadió la nostalgia. Apenas había transcurrido un año desde la última vez que había estado aquí, pero en tiempo de guerra un año es suficiente para marcar el destino de miles de vidas. El pueblo tenía un aspecto totalmente distinto. Los estragos de la guerra se sufren en todas partes y Neufchâteau no iba a ser una excepción. Las calles antaño relucientes acumulaban el polvo y el barro del olvido. Las acogedoras casas cubiertas de hiedra eran ahora siniestros edificios rodeados por chamuscadas ramas que penetraban entre las fisuras de la roca, como si la muerte intentara entrar en los hogares para llevarse más vidas con ella. Más vidas de las que ya se había cobrado.

Caminando por aquellas desiertas calles sentía como si alguien le observara, atento a todos sus movimientos, como un gélido aliento en su nuca. Ya había sentido esa sensación antes, la calma previa a la tempestad. Pero al contrario que otras veces, hoy decidió hacer caso omiso y proseguir su camino hacia el camposanto.

La tumba de Mina era sencilla, propia de aquel lugar. Frente a las demás lápidas, desgastadas por el paso del tiempo, la suya se encontraba limpia, reciente, como un aviso de que todavía había un hueco esperando todos y cada uno de los habitantes, para que no olvidaran que la muerte les acechaba.

Manfred se encontraba arrodillado frente a la tumba, incapaz de derramar una sola lágrima por su amada ya que tanto horror le había transformado, habiéndole arrancado todo atisbo de humanidad. Extendió su brazo hacia la lápida y cuando casi notaba la fría piedra en las yemas de sus dedos oyó unos pasos a sus espaldas. Se giró rápidamente, alzándose para ver quién se acercaba, mientras dirigía su mano hacia el sable que colgaba al lado izquierdo de su cintura. No era más que un lugareño, ya mayor, que se dirigía hacía él, arrastrando los pies como si llevara una pesada carga sobre sus hombros. Manfred se mantuvo quieto mientras el hombre se le acercaba, despacio pero inexorable, como el destino.

El anciano se detuvo a escasos metros de Manfred, mirándole fijamente a los ojos. Se acercó un poco más, sin apartar la mirada, y apoyó su mano sobre el hombro del soldado, incapaz de moverse, como si una fuerza superior a él le anclara al suelo.

“Prusiano, ¿sabéis quién yace en la tierra bajo esta lápida?” preguntó el hombre, con una voz que casi era un suspiro.

“¡Cómo osáis! Aquí yace mi esposa, Mina Schuman.” respondió Manfred indignado por la pregunta del extraño.

“No, aquí yace la hija de Alfred Schuman.” replicó el otro. “No se encuentra enterrada aquí por quién era, si no por ser hija de un hombre en concreto.”

Manfred se encontraba traspuesto, ¿qué quería decir ese extraño? Iba a hablar cuando le interrumpió.

“¿Acaso sabéis cómo murió? ¿Si una enfermedad os la arrebató? No, venís aquí a por respuestas y encontraréis algunas, pero os conducirán a más preguntas.” prosiguió el hombre. “Venid y hallaréis esas primeras conclusiones.”

El extraño se dio media vuelta y comenzó a andar hacia el pueblo, caminando cada vez más rápido hasta girar en la primera calle a la derecha. Manfred, tras unos segundos de estupefacción, se apresuró a seguirle y al volver la esquina vio al hombre detenido frente a la puerta de una ruinosa taberna. Entraron y se dirigieron hacia una mesa al fondo. Apenas había dos parroquianos más, pero les ignoraron, absortos como estaban en sus respectivas jarras de cerveza.

Se presentó como François Leblanc, añadiendo que era su familia era amiga de los Schuman desde que el tiempo es tiempo. Le contó que el padre de Mina había trabajado sirviendo como espía a Prusia ya desde su juventud, algo que no sabía ni su propia familia. Sólo François conocía el secreto de Alfred y había prometido llevárselo a la tumba, pero desde hacía un par de años, el señor Schuman se comportaba de manera muy extraña. Iba y venía de un lugar para otro, siempre con prisas y con terror en su mirada, asegurándose constantemente de que nadie le seguía. Un día François le preguntó qué le pasaba, por qué estaba tan inquieto. Alfred le dijo que había descubierto algo muy importante, algo que supondría un fuerte revés para el actual orden mundial. Sin decir nada más le dio un sobre cerrado y le dijo que se lo entregara al hombre adecuado cuando fuera el momento.

“Y el momento es ahora.” dijo el francés mientras sacaba un viejo sobre de un bolsillo de su abrigo y se lo entregaba a Manfred. “Ahora ve y desenmaraña este sórdido entramado.”

“Al menos espere a que abra el sobre.” respondió el soldado ante las prisas de Leblanc.

“Ya tendrás tiempo para ello de camino a París.”

Y a galope recorre el prusiano la distancia que separa el pequeño pueblo fronterizo con la esplendorosa capital gala. Ansioso por descubrir el sentido del enigma que tiene ante sus ojos. ¿Acaso es posible que el destino de Europa, si no del mundo entero, se encuentre en las manos de un simple capitán de infantería? Quizás sea demasiado pronto para comprenderlo.

Sir Bruce Wolf

Cantidad de envíos : 196
Edad : 25
Localización : Oviedo
Especialidad Steam : Militar trastornado prusiano en los ratos libres (alias Manfred Fleisher)
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/09/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cómo empezó todo

Mensaje por Invitado el Lun Sep 27, 2010 10:23 pm

Sehr gut, herr Fleischer!!!

Será interesante ver las aventuras de este capitán de infantería.

Servidor sigue liado con una historia ambientada en las Guerras Carlistas. Soy muy friki de la documentación, y tengo la idea de un prólogo inicial ambientado en Waterloo.

Si necesita alguna consulta sobre la época (aunque germanófilo, el 2o. Imperio francés también tiene un huequecito en mi corazón con su "Guardia Imperial", milicias de Guardias Móviles y otras fuerzas comuneras...) será un placer ayudarle.

Y tras la enhorabuena, hals und beinbruch! Buena suerte y siga escribiendo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De cómo empezó todo

Mensaje por Sir Bruce Wolf el Mar Sep 28, 2010 4:20 pm

Danke schön mein Kamerad

Al igual que usted me gusta documentarme hasta el mínimo detalle antes de hacer nada, así que tardaré un poco en escribir el siguiente capítulo, ya que transcurre en París en esos años convulsos tras la guerra.

Cuando tenga terminado su relato será un placer poder disfrutar de su lectura. Wink

Sir Bruce Wolf

Cantidad de envíos : 196
Edad : 25
Localización : Oviedo
Especialidad Steam : Militar trastornado prusiano en los ratos libres (alias Manfred Fleisher)
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/09/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cómo empezó todo

Mensaje por Mr. Talvot el Lun Oct 11, 2010 2:17 am

¡Qué intriga y qué ganas de leer la siguiente parte!
Además me es motivador que el siguiente fragmento transcurra en París, ánimo que tiene una pinta genial y aquí ya tienes un seguidor. Very Happy

Mr. Talvot

Cantidad de envíos : 2
Edad : 24
Localización : Oviedo.
Especialidad Steam : Aficionado.
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 10/10/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cómo empezó todo

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:27 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.