Boceto sin título

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Boceto sin título

Mensaje por Mr. Gausser el Jue Jun 17, 2010 12:42 am

Primero que nada, no tengo idea de si les parecera Steampunk o no, pero es el aire que he querido darle...
Segundo, la historia es un boceto, recien empieza. En el mundo existen 4 grandes corporaciones industriales que lo manejan, y dos de ellas entran en conflicto. Por ahora para que vayan entendiendo... el personaje principal se embarca en un navío que tiene que llevar "provisiones" a los soldados en el frente de batalla, y durante el viaje comienza a reflexionar sobre su actitud y cambiar su modo de pensar. Más adelante pienso incluir el descubrimiento de una conspiración mundial, para probar un nuevo tipo de armas mecánicas, a las cuales se les da vida propia mediante la transmutacion de almas...
Una pregunta, ¿existe algún problema entre alquimistas y Steampunk? porque no estoy muy seguro, soy prácticamente nuevo, perdonen la insolencia Razz


Día 1
Miguel subió al barco, no miró atrás –no le gustaba desviar su mirada al pasado-, de cualquier manera no tenía que mirar, sin familia, sin sueños, solo su idea de sobrevivir el día a día y tal vez el placer de darse un pequeño gusto de cuando en cuando. Fue cuidadoso al preparar el bolso, solo lo necesario: una muda de ropa, un cuaderno, un lápiz y el registro de nacimiento que era requerido para cualquier acción que incluyese al estado como una de las partes. El capitán Hayeks, un hombre de aspecto duro, viejo, grande de cuerpo e inspirador de respeto, acostumbraba conocer a sus marinos.
-Suyo mi día señor, si fuese tan amable de indicarme su nombre y posición.
-Y suyo el mío, me apellido Villalba, marino de primer rango.
-Con que usted es el nuevo cocinero. ¿Por qué ha decidido cambiar su vida en tierra por esta pocilga flotante, sin rumbo, sin ideales?
En realidad el único que tenía una vida privilegiada en la nave era el capitán.
-Aún estando mi mente en mal juicio, no elegiría esta vida. Lo pienso mas como un deber que como una elección.
-Ja,já –tomó su tiempo para recuperar el aliento- es la respuesta mas interesante que recibí en años de liderazgo. Bien agraciado te encontrarás mientras estés a mi lado, mi navío sirvió en la guerra del Archipiélago Prego, y aún se encuentra imponente.
Hayeks realizó el gesto de saludo tradicional a Miguel. Y así, el nuevo marino siguió su camino.
Se abrió paso hasta la cocina, era una habitación no muy grande, con lo mínimo necesario para preparar la comida más simple. Pero la despensa era algo impactante, por lo visto el Imperio cuida bien de sus hombres, por lo menos en ese almacén habría tres toneladas de arroz, algunos barriles de especias, doce jaulas con animales vivos y muchos otros alimentos. El barco contaba con un sistema purificador de agua, era simple, la nave descendía cada tres días y cargaba su barril de almacenamiento y era purificada por medio del uso de sustancias específicas. De esta manera, se evitaba llevar agua desde los puertos, que podría terminar pudriéndose a mitad de camino.
El barco no era una estructura gigante, a penas para dirigirlo se necesitaban tres oficiales – el capitán, el contramaestre, y el timonel-, siete ingenieros, y diez marinos. El castillo era de gran envergadura, en comparación del resto de la nave, de esta forma se hacia contrapeso en cuanto al almacén que se encontraba en la proa, y en sus velas estaba pintado el símbolo del Imperio.
Como el había embarcado tarde –alrededor de las ocho- preparo el alimento para la tripulación, todos comieron en un gran salón, eran personas decentes y no como el se había imaginado, culpa de las historias que escuchaba donde los marinos eran hombres sin futuro, traídos de la calle donde se los encontraba embriagados. Se debía a que necesitaban personal especializado para llevar un barco como aquel, con mecanismos más complejos que los de guerra. Una vez acabada la cena se dirigió a su camarote, en el que apenas cabía una cama y se acostó en ella.

Día 5
Todavía parece ayer, el atardecer en la línea final y sin posibilidades de alcanzarlo, porque es así, el ser humano cree imposible romper su propio límite, que aquellos que lo logran son los pocos privilegiados, la realidad es que, los que alcanzan el punto máximo son todos aquellos que trabajan para hacerlo. Como el capitán Hayeks, no pertenece a la nobleza, pero aún así comanda una nave que debe abastecer las tropas en la frontera más allá del océano Gris. Él consiguió su posición al esforzarse al punto de casi fallecer en el intento, compañeros caídos, traiciones que volvieron a hundirlo en el fondo, marcas que siempre cargará, injusticias, pero su persistencia y su fuerza vital nunca le fallaron.
-¿En que piensas?-una voz tosca, Hayeks notó su preocupación-¿de qué te arrepientes?
-¿Habrá sido la opción correcta?, podría estar seguro en mi hogar, tomando temarino junto al fuego, preocupándome por mi vida. De todas maneras me uní a una causa dudosa, que puede sea correcta o no.
-El destino tiene ideas insospechables, -el capitán palpó el hombro del muchacho-quizás no sea la vida que quieres, quizás también el destino no te tiene preparada esta vida, es solo un momento de transición. Te está enseñando como sobrevivir en un mundo que desconoces, peligroso, diferente.
El viejo soldado comenzó a recordar que él mantuvo el mismo pensamiento, el mismo pésame en el momento de embarcar. Luego aprendió que el destino es una mancha en el tiempo, detiene a las personas en los lugares justos, en momentos determinados, porque ellos son quienes deben engrandecer a la humanidad.
-Solo me arrepiento de haberme subido a este barco sin conocer la razón exacta del por qué. Lo que pueda pasar de aquí en adelante será razón de orgullo para mi persona.
Miguel se arrepintió por primera vez en su vida, y espera a que no sea el inicio de muchas vueltas hacia atrás.

Eran las diez de la noche y el contramaestre Salomón, un hombre algo torpe, pero muy honrado, dio a conocer las últimas ordenes del capitán.
-Carguen los globos -había vientos provenientes del oeste-, viren el barco a estribor cuarenta y cinco grados y vacíen los compartimientos de agua, volveremos a cargar en la mañana.
Para que un barco virara era necesario inflar alguno de los globos más que el otro mientras que el timonel ubicaba en dirección correcta el remo principal siempre tratando de aprovechar el viento.
No entraba dentro del trabajo de Miguel preocuparse por como se manejaba el gigante de los aires, el debía preocuparse nada más por alimentar a la tripulación. Él estaba muy cansado, uno de los marineros enfermó y tuvo que tomar su lugar, por lo que su jornada duro mas de lo previsto ese día, así que se dirigió a su camarote para finalmente poder dormir. Aunque antes realizó sus regulares notaciones en su cuaderno – el lo hacía desde muy pequeño-:

“Hoy fue uno de los peores días aquí en la Magna, ese marinero grande y tonto enfermó, supongo que ha sido la comida y el hecho de que estos barcos de viento pueden marear hasta a un caballo si no se está acostumbrado. Razón por la cual el capitán me ordenó doblar mi jornada. Estos hombres si bien son decentes, son muy distraídos, no es un lujo que se pueda dar alguien en un barco. Además la cantidad de químico y mecanismos que transportan de un lado a otro ensucia de manera feroz el tablón de la nave, por lo que me la pase 4 horas refregando el piso.
No importa ya. De ahora en adelante rezaré para que ninguno enferme y hacer únicamente mi trabajo habitual.
Cada vez que pienso en lo que será estar en el frente de batalla, me asustó más, especialmente porque no será un arma lo que cargue en mis brazos. No podré defenderme. También cabe la posibilidad de ser abordados por piratas, o por rebeldes o ser interceptados por el enemigo. No veo la hora de poder tocar puerto en Meridio.”


Día 7
Un golpe inesperado despertó a la tripulación, ¿qué pasaba?, siete días es muy corto para Meridio y hasta dentro de otros más no tocaban tierra.
Miguel y el resto de los hombres evacuaron la zona de camarotes, y subieron al castillo del barco, allí, el capitán y el contramaestre, esperándolos. El gran amarillo se encuentra brillando fuerte, puesto que es muy temprano.
-¿Qué sucede mi capitán?-preguntó Grot, el marinero más experimentado después de Hayeks- ¿hemos tocado tierra firme? ¿se ha averiado la nave?
-Ni una, ni la otra. Es mío el deber de informarles que nos encontramos en el meridiano 25-A, a tan solo tres días de Meridio.
La tormenta estaba cerca, y Miguel la podía sentir a sus espaldas, susurrándole metales que lloran y que se incrustan, gritos desesperados que claman por “ayuda”, ¿qué ayuda?, ¿nuestro enemigo nos va a ayudar?, ¿nos permitirá ver nuevamente el brillo de cada mañana?, ¿despertar con una sonrisa que todo lo puede y aleja todos los pasados oscuros?
-Hemos tocado agua porque es lo más seguro, en este territorio, hay controles realizados por ambos bandos-siguió hablando el viejo-. No queremos darnos el lujo de caer en manos equivocadas. De esta manera es más silencioso.
Los hombres empiezan a excitarse, entran en un estado de euforia absoluta. Ese día trabajan como nunca en todo el viaje. Se ríen o le temen a la muerte. Y Miguel se pregunta, ¿qué los tiene tan eufóricos?, increíble pensar-para él-que poder ser abordados por enemigos de un minuto a otro sea motivo de diversión, podrían morir dejando atrás su historia, su vida, su alma y lo disfrutan como nunca lo hicieron con el hecho de que una mujer les dijera que si a una cita, o de que sus hijos los miraran por primera vez y le dijeran “Te amo”. Pero el hombre es así, se ríe de su historia y de su muerte, porque no es más que un juego para él. Se burla del amor porque cree que es un sentimiento pasajero. No sabe que son los tres aspectos más importantes de la vida, la historia, desde el momento en que se nace hasta un segundo antes de cerrar los ojos; el amor, cuando queremos tanto a alguna persona o algún ideal que lo defenderíamos con la vida; y la muerte, que es el pasillo entre el mundo real y el mundo espiritual, ahí solo nos espera la felicidad o el sufrimiento hasta el momento en que reencarnemos en un espíritu más limpio, porque inclusive la perfección es imperfecta.

Hasta ahí tengo problemente, haya errores de tiempo increíblemente tontos.

[i]

Mr. Gausser

Cantidad de envíos : 4
Edad : 22
Especialidad Steam : Aficionado
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Boceto sin título

Mensaje por Mr. Gausser el Jue Jun 17, 2010 12:44 am

Aunque lo que vayan a decir fuese ofensivo, díganlo no importa, solo quiero corregir sus errores.

Mr. Gausser

Cantidad de envíos : 4
Edad : 22
Especialidad Steam : Aficionado
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Boceto sin título

Mensaje por Lord Trolex el Jue Jun 17, 2010 1:53 am

Bueno quiero decir que he leído el texto y esta bastante interesante, claro esta es un primer borrador y hay cosas que seguramente se tengan que pulir, mejorar y seguramente corregir, no me considero un escritor experto así que no puedo juzgarlo tan meticulosamente, solo le animo a escribir mas (siempre respetando las normas de escritura y educación del foro) y nada mas, espero ver mas textos suyos en un futuro.

En cuanto a la pregunta que formula al inicio de su texto sobre la alquimia y el Steampunk creo que no tienen ningún tipo de disputa ya que hablamos de Steampunk como genero literario y a su vez todo un mundo que parte de éste y de la alquimia como una antigua práctica protocientífica y a su vez disciplina filosófica que combina diferentes elementos (como la química, la metalurgia, la física, la medicina, la astrología, la semiótica, el misticismo, el espiritualismo y el arte, gracias Wikipedia xD) ergo creo que no hay ningún tipo de "rivalidad" entre sendas temáticas si es eso lo que pregunta.

PD: Dicho todo esto le invito a presentarse en el apartado de presentaciones y felicitaciones del salón de reunión Razz

_________________________________________________

"The world is quiet here."

Lord Trolex

Cantidad de envíos : 3038
Edad : 30
Localización : Barcelona, Ciudad Condal.
Especialidad Steam : Moderador, Sheriff e Inspector de corsés.
Reputación : 160
Fecha de inscripción : 18/12/2009

Ver perfil de usuario http://ofcorsmyhorse.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Boceto sin título

Mensaje por Mr. Gausser el Jue Jun 17, 2010 2:02 am

primer crítica y no dolió tanto digamos Razz
lo del Salon de reuniones la verdad te digo, no se como llegar Razz
jaja y si, gracias Wikipedia

Mr. Gausser

Cantidad de envíos : 4
Edad : 22
Especialidad Steam : Aficionado
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Boceto sin título

Mensaje por Lord Trolex el Jue Jun 17, 2010 5:01 am

Quiza no le haya llegado el mensaje pues la conexión se ha cortado durante el envío del mismo, le dejo el link que que le ayudará a llegar al apartado de presentaciones:
http://steampunksp.4rumer.net/presentaciones-y-felicitaciones-f10/

_________________________________________________

"The world is quiet here."

Lord Trolex

Cantidad de envíos : 3038
Edad : 30
Localización : Barcelona, Ciudad Condal.
Especialidad Steam : Moderador, Sheriff e Inspector de corsés.
Reputación : 160
Fecha de inscripción : 18/12/2009

Ver perfil de usuario http://ofcorsmyhorse.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Boceto sin título

Mensaje por Invitado el Vie Jul 02, 2010 2:45 pm

Me ha parecido un relato que empieza muy bien y tiene un aire ciertamente steampunk. No tiene que preocuparese por incluir la alquimia en el relato, si lee alguno de los mios verá que aparecen alquimistas que introducen almas en botes o armaduras Very Happy . Lord Trolex lo ha explicado muy bien no tiene por que existir rivalidad entre ambas temáticas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Boceto sin título

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:27 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.