Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Mar Jun 01, 2010 8:57 pm

WilliamDarkgates escribió:He leido todos los archivos, y estoy leyendo la novela, aunque tuve ciertos errores al imprimirla, y estoy emocionado y lentamente mi musa esta volviendo. Tu imaginacion y escrituras inspiran un mundo. Quisiera saber por que la Ars Obscura es cancela. XD Estos archivos estan excelente especialmente el del golem y la naga voladora. Very Happy Mis mas sinceras felicitaciones. cheers

Por cierto ¿Que significan las Siglas Maritimas HMS y en que difieren de la USS?

Le agradezco mucho sus palabras Very Happy .

En cuanto a su pregunta, HMS significa "His o Her Majesty's Ship" que traduciríamos por buque de su majestad y es la versión Británica de USS "United States Ship" o barco de los Estados Unidos. Wink

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Jacques Lovesteel el Mar Jun 01, 2010 10:07 pm

mi enhorabuena señor mio, la verdad es que como siempre deja usted el liston bastante alto.

Vaya ¿ ha escrito una novela?, espero que alguna vez me honre poniéndola a mi alcance, estoy seguro que no sera un perdida de tiempo, no como otros esperpentos que me han rondado por mi mesa en los ultimo tiempos.

Jacques Lovesteel

Cantidad de envíos : 632
Edad : 30
Localización : gran ciudad de Metragirta
Especialidad Steam : caballero de fortuna
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Miér Jun 02, 2010 12:50 am

Jacques Lovesteel escribió:mi enhorabuena señor mio, la verdad es que como siempre deja usted el liston bastante alto.

Vaya ¿ ha escrito una novela?, espero que alguna vez me honre poniéndola a mi alcance, estoy seguro que no sera un perdida de tiempo, no como otros esperpentos que me han rondado por mi mesa en los ultimo tiempos.

No, no Very Happy , creo que el señor WilliamDarkgates se refiere a "Colmillos en la oscuridad" que es un relato corto, uffff... una novela, no me veo capaz, ni siquiera creo que "Colmilos..." tenga la calidad suficiente como para clasificarlo como relato corto Embarassed . Si hubiera escrito una novela, ustedes habrian sido los primeros en saber de ella y donde adquirirla a buen precio claro Laughing .

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por WilliamDarkgates el Miér Jun 02, 2010 6:40 pm

Colmillos en la oscuridad, a letra 10 en word son 26 pag, a letra doce son 32. Y yo que he participado en ciertos concursos he visto que los relatos que tienen esa cantidad de paginas entran en la calidad de cuentos largos o novelas cortas, y usted ha escrito algo muy bueno que le voy a comentar en el hilo determinado.

WilliamDarkgates

Cantidad de envíos : 42
Edad : 33
Localización : En el Nuevo Mundo
Especialidad Steam : Aficionado al Ocultismo, Estudioso de sociedades secretas, sectas y cultos, Practicante de las Artes arcanas, Fiel enemigo del la intolerancia, Caos y las fuerzas dañinas; sin importar si son oscuras o brillan más que el sol; Estudioso de lo politico, Lucha de Clases y Maquinas sin almas.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/05/2010

Ver perfil de usuario http://www.williamdarkgates.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Dr. Derleth el Sáb Jun 26, 2010 11:02 pm

inestimable trabajo de documentación y revisión, cuidar los detalles realmente marca la diferencia

gran cuento de aventuras

no se si ya ha vuelto el señor Krupp al foro, pero si no lo ha hecho y alguien puede contactar con él, sería un triunfo para la sociedad de steampunksp el que lo convencieran (fueren cuales fueren sus sin duda fuertes razones para apartarse)

Dr. Derleth

Cantidad de envíos : 6
Edad : 25
Localización : Pregunten por mí en el Laboratorio.
Especialidad Steam : Físico desengañado de la ciencia por las potentes y ocultas fuerzas primigenias. En constante e infructuosa lucha intentando aplicar el método científico ante lo que a falta de otras palabras parece "brujería".
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 26/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Dom Jun 27, 2010 1:33 am

Dr. Derleth escribió:inestimable trabajo de documentación y revisión, cuidar los detalles realmente marca la diferencia

gran cuento de aventuras

no se si ya ha vuelto el señor Krupp al foro, pero si no lo ha hecho y alguien puede contactar con él, sería un triunfo para la sociedad de steampunksp el que lo convencieran (fueren cuales fueren sus sin duda fuertes razones para apartarse)

Pues la verdad es que ya he regresado, de hecho solo he estado ausente temporalmente. Próximamente tendrán otro relato de la Ars Obscura que espero que les guste.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Vie Jul 02, 2010 12:07 pm

Tal como dije, he aquí un nuevo archivo de la Ars Obscura. Este es un archivo muy especial y con el que he disfrutado particularmente al escribirlo. Incluye varios anexos de imagen que no he posteado porque si no se desvelaría la sorpresa del relato, que por cierto es un pelín más largo de lo habitual. Pero no se preocupen en cuanto lo hayan leído unas cuantas personas postearé dichos anexos. Wink

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Vie Jul 02, 2010 12:10 pm

File: 1000072471/243
Date: 07/20/1894
Name: El Gran Secreto
Department: Astroarqueología/Ars Obscura Manor (clasificación triple “A”)

Este informe tiene la clasificación triple “A”. Esto significa que solo tienen acceso a su contenido la Reina, el primer ministro, su gabinete de defensa y las altas jerarquías de la Ars Obscura, responsables estas últimas de la custodia de dicho informe.
El 15 de Julio de 1894 en una pequeña explotación minera de la ciudad de Sheffield en el condado de Yorkshire un grupo de mineros localizó en una de las galerías de la mina una pequeña oquedad en la pared de piedra de la que salía una corriente de aire. Tras comprobar con un canario que dicha corriente de aire no se trataba de gas “grisú” ni de otro tipo de pestilencia o miasma perjudicial para las personas se decidieron bajo las órdenes de su capataz a agrandar el agujero para comprobar que había al otro lado. Una hora después el agujero era lo suficientemente grande para que cupiera una persona de mediana estatura. El capataz de la mina, el señor Walter Lovejoy envió a dos de sus hombres al interior de lo que parecía ser una cueva para comprobar su origen.
Los dos hombres, veteranos mineros con más de 30 años de experiencia a sus espaldas y vecinos de Sheffield penetraron en la oscura cavidad iluminándose con sus lámparas eléctricas. Uno de ellos Garrick McPherson portaba además una jaula con una pequeño canario amarillo para comprobar la calidad del aire en el interior de la cueva.
En el exterior, dentro de la galería, el capataz de la mina y los compañeros de los dos mineros aguardaban inquietos cualquier noticia; pensamientos nefastos rondaban sus cabezas y un deseo imperioso de que saliesen enseguida de la cueva les atenazaba. Días después al ser entrevistados por los miembros de la Ars Obscura asignados al caso, les confesaron que desde el principio se noto una atmosfera opresiva y de mal agüero como si el encontrar la pequeña oquedad hubiera sido un mal presagio. Había también en el ambiente un ligero olor a petróleo o queroseno procedente del interior del agujero que habían abierto, por lo que llegaron a pensar si no se trataría de alguna bolsa de dicho material inflamable. Pero fue entonces, cuando estaban sumidos en tales pensamientos cuando oyeron gritar a sus dos compañeros; al principio lo que oyeron fue un grito lejano con cierta sensación de eco, luego le acompaño otro y otro más, cada vez más cerca como si los dos mineros huyeran de algo hacia la salida de la cueva. Y por encima de los gritos un sonido extraño, que los testigos presenciales no dudaron en calificar con una onomatopeya ya que dijeron que el sonido era un claro “chomp” que se repetía a intervalos de tres cada vez y al igual que los gritos de sus compañeros los “chomp” se acercaban también a la entrada de la cueva.
Después de varios minutos, los gritos se oían claramente cerca de la entrada, se trataban sin duda de Owen Hills y Garrick McPherson que huían de algo hacia el exterior. Los allí presentes les oyeron gritar desde las oscuras entrañas de la cueva a medida que se iban acercando más y más palabras y frases inconexas llenas de terror, palabras como “se acerca”, “ya viene”, “sus ojos, sus llameantes ojos”. Entonces se oyó uno de esos ruidos que sonaban como “chomp” seguido de un espantoso grito gutural que identificaron como proveniente de Owen Hills. Varios valientes ante lo oído intentaron entrar en la cueva para ayudar a sus compañeros armados de picos y palas, pero el capataz, el señor Lovejoy se lo impidió, no arriesgaría la vida de ninguno más de sus hombres. Dio orden para que dos mineros consiguiesen sendas lámparas y las mantuvieran apuntando al interior de la cueva pero a una distancia prudencial por si acaso, de esa manera serviría de guía para Garrick y Hills. Los dos hombres que portaban las lámparas se colocaron a un metro y medio de la entrada y dirigieron el foco de luz hacia la negra oscuridad, entonces sin previo aviso apareció ante ellos el rostro demacrado y sanguinolento de Garrick McPherson, los dos hombres se echaron hacia atrás de un salto debido al susto causado por la súbita aparición del rostro de su compañero en la entrada de la cueva. Detrás de él el extraño sonido se oía cada vez más fuerte y tal como lo habían oído lo dejaron de oír. El señor Lovejoy se abalanzó hacia la entrada de la cueva para sujetar el cuerpo de Garrick McPherson y meterlo en la galería donde estaría a salvo. Se volvió a oír otro peculiar “chomp”, McPherson giro un segundo su canosa cabeza hacia la negra oscuridad y le grito al capataz. —¡está aquí, huid, huid! — Lovejoy estiró los brazos para tratar de sujetar el cuerpo de su hombre, pero antes de que pudiera llegar junto a él, el rostro de McPherson mostró una mueca de dolor indecible, bajó la mirada hacia su pecho y un enorme y largo objeto de color grisáceo surgió de su interior atravesando su cuerpo por completo, elevándolo un metro y medio del suelo para posteriormente arrastrarlo de golpe hacia las oscuras e insondables profundidades de la cueva dejando al capataz Lovejoy caído de rodillas y con la cara pálida por el espantoso espectáculo que acababa de ver.
Según el testimonio del capataz, el objeto que surgió del pecho del desgraciado Garrick McPherson y que estuvo a punto de empalarlo también a él, tenía la forma de una gruesa lanza o espolón de más o menos medio metro de largo. Parecía estar hecho de algún tipo de metal gris y liso con ciertos reflejos azulados en su superficie. Uno de sus lados tenía una serie de salientes afilados en forma de sierra que recorrían toda la longitud del espolón. A él le pareció una de esas patas dentadas que tienen esos insectos tan feos que la gente conoce como “caballitos del diablo” pero que para el entomólogo experto es más conocida como Mantis Religiosa de la familia de las Mantidae.
Informado el Concejo de la ciudad de los desgraciados acontecimientos en la pequeña explotación minera, se aisló a los testigos de los hechos por orden suya y se acordonó la zona por seguridad. Previendo que se podría tratar de un asunto difícilmente controlable por el concejo de la ciudad fue enviado un telegrama urgente al ministerio de defensa relatando lo que había ocurrido. Ese mismo día en una reunión con el primer ministro y su gabinete se acordó trasladar varias unidades de la Guardia Galesa que estaban realizando maniobras cerca de Sheffield para investigar el fenómeno y sopesar los riesgos para la población.
Fue un desastre, los miembros de la Guardia Galesa penetraron uno a uno dentro de la cueva donde habían desaparecido los dos mineros, quedándose un pequeño reten en la galería junto con el teniente al mando para proteger la retaguardia, ninguno volvió a salir, tras oírse varias tandas de disparos de sus rifles y diversos gritos de pánico y reclamando auxilio se hizo el silencio más absoluto. El teniente Ian Curtis Darragh al mando de las unidades de la Guardia Galesa dio la orden de retirada no sin antes bloquear la entrada a la cueva para tratar de evitar que fuese lo que fuese que estuviese allí dentro no pudiese salir al exterior.
Ante la preocupante magnitud del extraño fenómeno así como del extraño atacante que había acabado con la vida de dos mineros y varias unidades profesionales del ejército se informo a la propia reina para evaluar los pasos a seguir.
En reunión privada con el primer ministro y el ministro de defensa se acordó acudir a la Ars Obscura ya que ellos tenían más experiencia y conocimientos en este tipo de asuntos calificando al agresor como de “potencial peligro para la corona”.
Al día siguiente en la sala de juntas de la Ars Obscura Manor se convocó una reunión secreta a la que acudieron como representantes de la corona el primer ministro Lord Archibald Philip Primrose, quinto conde de Rosebery y su ministro de defensa y por parte de la Ars Obscura el profesor Klauss como representante del consejo de ancianos de la sociedad y su director en funciones, el profesor Brokenhaimer como especialista técnico en armamento y tecnologías aplicadas, el doctor Walter Monroe experto en geología y geofísica y Lady Martina Whitewood conocida y respetada criptozoologa.
En dicha reunión se llego a la conclusión de que era imprescindible saber a qué se enfrentaban. Hasta ese momento fuese lo que fuese lo que había acabado con la vida de esos hombres se había mantenido encerrado en la cueva, pero ¿hasta cuándo?, ¿podría acceder al exterior a través de las galerías de la mina? o ¿existía alguna otra posible salida dentro de la cueva?. Sin duda eran muchos los interrogantes y tenía que ser contestados antes de poder actuar. Se sabía que la cueva estaba a unos 300 metros de profundidad, pero desconocían su tamaño así como desconocían la naturaleza del ser que había atacado a los mineros y militares. Por lo indicado por el capataz el señor Lovejoy debía de tratarse de algún tipo de máquina de origen desconocido, pero… ¿Qué podría estar haciendo allí dentro y a tanta profundidad?. Lady Martina Whitewood no descartó que pudiese tratarse de alguna forma de vida insectoide desconocida hasta ese momento ya que el capataz describió al objeto que mato a uno de los mineros como si fuese la articulación delantera de una Mantis Religiosa.
Por lo tanto y en vista de que había demasiadas preguntas sin responder se acordó que los miembros allí presentes de la Ars Obscura así como dos unidades de la Guardia Galesa que aun seguían apostadas en Sheffield y que estaban bajo las ordenes del teniente Darragh penetrasen en las profundidades de la cueva identificasen al atacante y actuasen en consecuencia teniendo carta blanca para ordenar y solicitar todo lo que fuese necesario.
Con la máxima celeridad se preparo el material necesario para trasladarse hasta la ciudad minera, eso incluía dos ametralladoras Maxim que acababan de ser adquiridas por la Ars Obscura Manor para “trabajos especiales”. A su llegada a Sheffield el profesor Klauss y sus acompañantes fueron recibidos por el señor August Bern alcalde de la ciudad así como por parte de los miembros del concejo. A este se le entrego una carta escrita de su puño y letra por la propia reina Victoria donde dejaba bien claro que ocurriese lo que ocurriese a partir de ese momento en la mina, para él, para el concejo y para el resto de los habitantes de la ciudad no habría ocurrido nada, bajo la pena de ser ejecutados por traidores a la patria si trascendía a la opinión pública cualquier información relativa a dichos hechos, incluyendo la llegada de los miembros de la Ars Obscura, la presencia de los miembros de la Guardia Galesa, la muerte de los miembros de la misma y la de los dos mineros. Desde ese momento los dos mineros habrían fallecido por una explosión de grisú.
Hacia el mediodía el profesor Klauss, el profesor Brokenhaimer, el doctor Monroe y Lady Martina Whitewood acompañados por el teniente Darragh, el capataz Lovejoy y varias unidades de la Guardia Galesa descendieron hacia las profundidades de la mina. A unos 300 metros llegaron a la galería desde la que se accedía a la entrada de la cueva. Tal y como pudieron comprobar esta había sido perfectamente bloqueada por el teniente Darragh y sus hombres pero varios grupos de piedras se encontraban esparcidos por el suelo lo cual demostraba que había algo al otro lado que había estado golpeando el improvisado muro para intentar salir.
A una orden del profesor Klauss los miembros de la Guardia Galesa comenzaron a despejar la entrada de la cueva y a ampliarla para poder pasar mejor tanto hombres como el material que trasportaban, compuesto por grupos de lámparas de gran tamaño, diverso material científico y las dos ametralladoras Maxim que debían de servir de defensa ante lo que pudiera estar allí dentro.
Una hora después del comienzo de las tareas no solo se había despejado la entrada a la cueva sino que ahora era dos veces más grande. Los primeros en entrar en ella fueron el teniente Darragh y sus hombres que formaron un perímetro de seguridad con las dos ametralladoras al frente separadas por varios metros la una de otra, detrás de estas colocaron las 4 enormes lámparas eléctricas Bristol modificadas enfocando hacia el frente, permitiendo iluminar una parte sustancial de la cueva. Esta tal y como pudieron comprobar los miembros de la Ars Obscura era más grande de lo que pensaban, la parte que conseguía iluminar las lámparas ya debía tener unos 50 metros de diámetro y estaba ausente tanto de estalactitas como de estalagmitas, una observación más detallada por parte del doctor Monroe le llevó a la conclusión de que debía tratarse de una antigua bolsa de petróleo que por algún motivo se había filtrado o evaporado dejando solamente la cavidad, de ahí el extraño olor a dicho material combustible detectado por el capataz de la mina y sus hombres.
El profesor Klauss se reunió con el profesor Brokenhaimer, el doctor Monroe, lady Martina Whitewood y el teniente Darragh y estuvieron de acuerdo en que la mejor manera de proceder ante un fenómeno que desconocían y que era potencialmente peligroso era avanzar con parte de las unidades de la Guardia Galesa al frente portando sus armas y lámparas, ellos irían detrás también armados y dejarían un pequeño reten en la retaguardia manejando las dos ametralladoras ya que les servirá de cobertura en el caso de que tuvieran que salir huyendo a través de la salida de la cueva.
Pasada la zona que iluminaban las 4 potentes lámparas Bristol la única iluminación existente en la cueva era la que proporcionaban las que portaban los militares y los miembros de la Ars Obscura. Esta seguía mostrándose como la había identificado el doctor Monroe, la oquedad formada por una antigua bolsa de petróleo, de hecho sus botas aun se quedaban pegadas en unos pocos restos que se diseminaban por el suelo de piedra. Después de avanzar otros 25 metros entre las tinieblas llegaron a un extraño objeto que se encontraba incrustado en el suelo. La aparición de este les dejo a todos estupefactos, si ya les parecía de por si rara la descripción dada por el capataz de la mina del extraño espolón que había acabado con la vida de sus hombres más raro era lo que acaban de encontrar allí. Su descubrimiento consistía en un gran cilindro metálico cuya parte visible tendría unos 14 metros de largo por 7 de ancho, al acercarse el profesor Monroe descubrió que su superficie estaba recubierta por algún tipo de escamas de color grisáceo y origen desconocido impregnadas de cierto tipo de arena de color anaranjado. A una llamada del profesor Klauss todos se acercaron a la zona más elevada del cilindro, allí en el suelo reposaba lo que parecía ser una tapa con rosca del mismo diámetro que el cilindro, de un material similar al aluminio y que sin duda debía cerrar este de manera hermética. La pregunta que les vino a todos a la cabeza fue ¿qué es lo que contenía dicho objeto? y ¿de dónde provenía?, ¿quizás de alguna nación enemiga?.
Fue entonces cuando Lady Martina Whitewood grito, su grito alerto al grupo de militares que acudieron arma en mano a investigar que le había ocurrido, tras ellos los miembros de la Ars Obscura con sus lámparas se acercaron a ver también lo que había sucedido. Frente a ellos se encontraron a Lady Whitewood que señalaba con su dedo un grupo de bultos mientras los iluminaba. El profesor Klauss se acerco al primero de ellos y comprobó con gran pesar que se trataba de los cuerpos de tres miembros de la Guardia Galesa, fue iluminado cada grupo de bultos y observó que también se trataba de cuerpos humanos y todos estaban en grupos de tres, en el último grupo pudo observar los cuerpos de los dos desgraciados mineros acompañados del de un militar. Pero había más, otros grupos consistían en formaciones de tres objetos, había grupos con tres piedras diferentes extraídas presumidamente de las paredes de la cueva, grupos de relojes de bolsillo, de pitilleras, era como si alguien o algo hubiera estado estudiando y clasificando esos objetos amontonándolos después en grupos de tres. El profesor Brokenhaimer comprobó alarmado que algunos de los cuerpos habían sido mutilados, no como un acto de violencia sin sentido sino de manera quirúrgica como si un experto cirujano hubiese hecho un estudio anatómico de los cuerpos, pudieron observar que algunos tenían el cráneo seccionado por la mitad dejando al descubierto el cerebro, el globo ocular, la lengua etc. A otros les habían extraído los órganos del pecho y el abdomen depositándolos delicadamente encima del suelo. Todo el asunto era terriblemente alarmante ¿se encontrarían ante algún tipo de nuevo Jack el Destripador?. Era imperioso localizar al responsable de la matanza y tratar de detenerlo.
El profesor Klauss se acercó junto con el teniente Darragh a examinar un nuevo objeto que les había llamado la atención al ser iluminado por sus lámparas. Se trataba de una máquina de eso ya no había duda, un artefacto de un color oscuro como el azabache, de un metro y medio de altura aproximadamente firmemente anclado al suelo mediante tres patas de metal. En su superficie se veían grabadas extrañas inscripciones que no supieron identificar por mucho que el profesor Klauss intentase encontrar alguna correlación entre estas y alguno de los múltiples idiomas arcaicos y exóticos que conocía. De un lateral de la máquina unido mediante un soporte central móvil surgía un plato cóncavo de 4 pies y medio de diámetro rodeado de una multitud de varillas de diversas formas y longitudes, este plato apuntaba extrañamente hacía el techo de la cueva en un ángulo de 45 grados y emitía un sonido similar al zumbido de las moscas. El profesor Klauss consultó con el profesor Brokenhaimer y ambos estuvieron de acuerdo en que dicha máquina debía ser algún sistema de transmisión similar a nuestro telégrafo, pero que debía ser inútil su uso a tanta profundidad a menos que utilizase algún sistema avanzado de ondas hertzianas, ambos se lamentaron de no disponer del consejo del profesor Nikola Tesla en esos momentos ya que su ayuda habría sido inestimable para saber si dicho artefacto era capaz de atravesar la gruesa capa de tierra y enviar mensajes al exterior.
Terminado el examen del artefacto el grupo se puso de nuevo en marcha dejando atrás el enorme cilindro, la extraña máquina de transmisión y los cuerpos mutilados de mineros y militares con la intención de detener al responsable o responsables de dicho crimen. A 15 metros de distancia de los cuerpos oyeron el primer “chomp”, sin duda la definición onomatopéyica dada por los testigos era la más adecuada, pero además había otra serie de sonidos de fondo era unos tipos de ruidos mecánicos no naturales como si alguien estuviese trabajando con algún tipo de maquinaría pesada a esa profundidad y en completa oscuridad.
El teniente Darragh fue el primero que lo avisto. Justo en frente de él y a escasos diez metros surgieron dos luces de un intenso color rojo que cambiaban cada pocos segundos a un tono amarillento y regresaban al color rojo, el objeto que emitía dichas luces se aproximo hacia ellos sin vacilar produciendo ese inconfundible “chomp” del que tanto les habían hablado. Iluminado por las luces de sus lámparas eléctricas observaron atónitos que se trataba de una máquina de unos 7 metros de alto que se desplazaba sobre tres patas, su cuerpo era de color gris metalizado similar al aluminio y tenía lo que les pareció una gran cabeza cubierta de una especie de capuchón de color del bronce que movía de un lado a otro, en esta especie de cabeza dos grandes ojos mecánicos de color rojo enfocaban a los hombres que estaban parados enfrente de ella. De sus costados surgían un par de tentáculos flexibles que se mecían de forma natural y al caminar las uniones de sus miembros dejaban escapar un humo verdoso ligeramente luminiscente que le daba un aspecto aun más tétrico al extraño objeto.
La extraña máquina se entretuvo mirando uno a uno a cada miembro del grupo que estaba en frente suya, sin mediar palabra alzo su tentáculo derecho y lo lanzo hacia adelante ensartando a uno de los soldados de la Guardia Galesa. Un metro de metal dentado atravesó el cuerpo del militar matándolo instantáneamente, seguidamente lo levantó por encima suyo, lo observo con sus dos ojos mecánicos y lo arrojó hacia el frente en dirección a donde se encontraban el resto de cuerpos. Al unísono el profesor Klauss y el profesor Brokenhaimer desenfundaron sus armas y dispararon contra la terrible maquina.
Las 6 balas de punta de tungsteno de la Deploy Cs6 del profesor Klauss hicieron blanco en lo que parecía ser la cabeza del artefacto rebotando todas ellas en diferentes direcciones, el profesor Brokenhaimer disparo su Electrovoltimator 2002 con esperanza de hacer mella en el duro caparazón del trípode pero tampoco sirvió de nada. La máquina seguía mirando inquisitivamente a las los pequeños seres que tenía enfrente de ella, no sentía sorpresa ni desagrado solo curiosidad, el teniente Darragh dio orden de retirarse un poco a sus tropas y de aprestarse al contraataque en el caso de que el trípode intentase alguna maniobra sospechosa cosa que no tardo mucho en ocurrir ya que la máquina avanzó un paso adelante con sus tres largas patas metálicas mientras movía pausadamente su tentáculo derecho apuntando a cada uno de los presentes con intenciones nada amigables. Al ver el gesto inequívoco del artefacto de iniciar un nuevo ataque el teniente Darragh ordeno abrir fuego contra el trípode, sus rifles de repetición hicieron impacto en toda la superficie de la maquina pero fueron como mosquitos intentando picar a un elefante. Una de las balas dio de lleno en uno de sus ojos mecánicos cosa que no debió agradar demasiado al artefacto ya que emitió un extraño sonido similar a un ulular y cargo contra ellos. El profesor Klauss grito la orden de retirarse hacia la salida y la protección de las ametralladoras, ellas se encargarían de detenerla. Fueron avanzando a toda velocidad a través de la cueva perseguidos de cerca por el trípode que iba ensartando uno tras otro a los miembros de la Guardia Galesa que se detenían para disparar sus armas contra ella. Lady Martina Whitewood se giro y disparó con su pequeña Raygun X del Modelo 2 a la que apodaban cariñosamente como “The Bug”, pero fue otro intento inútil, el caparazón de la bestia mecánica absorbía y repelía todos los impactos, ya fuesen eléctricos, ópticos o de munición perforante, el profesor Brokenhaimer en vista de que la munición convencional no servía de nada opto por probar con explosivos, extrajo de una pequeña bandolera una granada de su invención a la que apodaba “Rompe Dientes”, le quito su anilla de seguridad y la lanzó bajo las patas del trípode. Hubo una explosión tremenda, la máquina vacilo unos segundos, parecía que el intento del profesor había dado resultado, pero pronto se dieron cuenta que había sido otro intento fallido, las poderosas patas del trípode reiniciaron su marcha en post de los humanos que intentaban destruirla.
Por fin llegaron al reten de guardia que estaba delante de la entrada de la cueva, las potentes lámparas Bristol apuntaron hacia el metálico dispositivo de destrucción que se acercaba, el teniente Darragh ordeno a los hombres que todavía quedaban vivos que disparasen contra la máquina con todo lo que tuviesen. Las ametralladoras Maxim abrieron fuego, una nube de plomo alcanzo al trípode obligándole a detenerse unos segundos, cinta tras cinta de munición fue gastándose mientras los otros miembros de la Guardia Galesa armados con sus nuevos rifles Lee-Enfield que todavía estaban en pruebas disparaban cargador tras cargador y los miembros de la Ars Obscura hacían lo propio con sus armas. Todo inútil, los mecanismos internos de la máquina se reajustaron, sus patas se recolocaron y esta siguió su imparable avance hacia el último baluarte antes de llegar a la entrada de la cueva y de allí al exterior.
El profesor Klauss llamó a gritos al teniente Darragh ya que el intenso fuego de las armas impedía mantener otro tipo de comunicación y le aconsejó retirarse hacia el exterior bloqueando tras de ellos la entrada de la cueva, eso les permitiría buscar otra forma de acabar con la máquina. El teniente Darragh obedeció y ordeno a sus hombres retirarse abandonándolo todo allí, incluyendo las ametralladoras y las lámparas. Una vez en la galería el profesor Brokenhaimer preparo 3 de sus “Rompe Dientes” que servirían para taponar la entrada; el problema era como quitar las anillas para que les diera tiempo para ponerse a salvo. El teniente Darragh sintiéndose responsable de la perdida de la práctica totalidad de sus hombres se ofreció voluntario para encargarse de dicha tarea, el les daría el tiempo necesario para salir y retendría a la máquina para impedir que fuera tras de ellos. Cogió las tres granadas y se lanzó al interior de la cueva disparando sin parar su revólver Webley. El profesor Klauss y el resto de supervivientes corrieron hacia el ascensor que les llevaría al exterior, un minuto después oyeron una gran explosión y una inmensa polvareda subió a través del hueco del mismo hacia arriba.
En la superficie les esperaba el capataz de la mina y varios miembros del concejo de la ciudad junto con el alcalde que al ver el aspecto macilento y ensangrentado de los supervivientes así como su escaso número les confirmaron sus peores temores.
De regreso en Sheffield el profesor Klauss se reunió con los miembros de la Ars Obscura para evaluar los acontecimientos y planificar su siguiente paso. Estaba claro que el ser al que se enfrentaban era algún tipo de extraña maquinaria, por las observaciones hechas sobre el terreno así como las características de los objetos hallados tanto en el cilindro como junto a él se podía sacar la conclusión de que dicho artefacto no era de fabricación humana. El profesor Monroe llegó aun más lejos en sus observaciones, el afirmaba categóricamente de que dicho cilindro tenía su origen fuera de nuestro mundo en Marte para ser más exactos. Las crónicas de Sheffield hablaban de que hacía el año 1300 una gran estrella de fuego cayó en el lago Glasbury haciéndolo hervir hasta evaporarlo completamente. Dicho lago se encontraba en la parte superior de lo que era la cueva donde se encontraba la máquina. Según el profesor Monroe el cilindro proveniente sin duda alguna de Marte debía haber atravesado el suelo del lago a gran velocidad derritiendo todo el material a su alrededor a causa de las altísimas temperaturas de su superficie metálica exterior, las extrañas escamas que habían observado debían ser algún tipo de protección o escudo frente a esas temperaturas. El cilindro debió atravesar el terreno arcilloso como un cuchillo caliente corta la mantequilla hasta llegar a la cueva donde fue encontrado incrustado en el suelo. Cuando esa máquina infernal surgió de su interior y visualizó donde se encontraba es lógico pensar que intentaría encontrar alguna salida, pero esta no existía ni siquiera estaba ya el túnel que había creado al estrellarse ya que se había taponado con el material fundido creado al atravesar la tierra. Quien sabe cuánto tiempo estuvo registrando la cueva que originariamente había sido una bolsa de petróleo, golpeando con sus tentáculos metálicos la dura piedra durante meses o años. Hasta que se dio por vencida y se desconecto, entrando en algún tipo de estado de hibernación siendo solo despertada por el trabajo de los mineros.
Otra cosa de la que no tenían duda es que esta máquina había sido enviada a nuestro mundo con un propósito inteligente. Esa acumulación de objetos en grupos de tres, esas disecciones quirúrgicas probablemente realizadas con uno de sus tentáculos diseñado a tal efecto demostraban que el trípode había venido a investigarnos, a analizarnos con algún tipo de fin, quizás fuese un explorador o el heraldo de un futura invasión. Lo que era seguro es que se trataba de un enemigo realmente formidable, en el interior de la cueva sus movimientos habían sido torpes e inexpertos debido probablemente a que sus mecanismos todavía no se habían ajustado a nuestra gravedad, pero en el exterior sería completamente imposible de parar, sus movimientos serían mucho más rápidos y mortales y su blindaje resistiría a nuestras mejores armas, seguramente hasta nuestros cañones más potentes serían ineficaces frente a su blindaje aparte de que no serían lo suficientemente rápidos como para alcanzarlo y por otro lado quedaba la cuestión del aparato que se presumía era un sistema de telecomunicaciones extremadamente avanzado, si conseguía sacarlo al exterior y ponerse en contacto con sus compañeros de Marte podría significar el principio de una invasión, por lo cual solo quedaba una opción lógica. Destruir la mina y sepultar a la criatura debajo de ella.
El profesor Klauss envió un telegrama personal dirigido directamente a la Reina Victoria en el que se podía leer lo siguiente:

Prof. Frederick Klauss

Sheffield

Detectada máquina alienígena hostil. Teniente Darragh muerto, múltiples bajas. Se recomienda acción inmediata. Es prioritario, el enemigo debe ser detenido. Solicito autorización para clasificación triple “A”.

La respuesta por parte de la reina fue inmediata, la máquina debía ser detenida a toda costa, el profesor Klauss y la Ars Obscura estaban autorizados para obrar de la manera que fuese precisa.
Y la manera fue una bomba. El profesor Brokenhaimer llevaba varios años trabajando en un proceso de gelatinización y estabilización de la nitroglicerina, de tal manera que se podía construir un artefacto explosivo muy potente e inerte hecho de nitroglicerina que necesitaba de la acción de un detonador especial para que estallase. Como era hombre que le gustaba llevar sus ideas a la práctica había construido una inmensa bomba a la que cariñosamente había bautizado como “Little Krakatoa” por ser capaz de destruir en teoría una isla como el volcán de dicho nombre. Y era esta la que utilizarían para destruir la mina y a la máquina asesina con ella.
La “Little Krakatoa” era una bomba esférica de tres metros de diámetro con una cubierta exterior de cobre remachado. Por toda la superficie de la esfera se veían una serie de agujeros del mismo material de la cubierta dándole el aspecto de un gran queso de gruyere, dichos agujeros eran la boca de una serie de conos de cobre de un metro y medio de longitud y 30 centímetros de diámetro en su parte más ancha que se unían en el centro de la esfera y que recibían el nombre en clave de “Trompetas de Jerico”, en un lateral cinco receptáculos circulares servían para colocar los detonadores que activarían el explosivo. El interior de la bomba estaba relleno de la nitroglicerina especial del profesor Brokenhaimer, esta al detonar produciría dos efectos, por un lado la inmensa onda de baja presión producida por la explosión misma que destruiría todo a su paso, por otro lado dicha explosión fundiría los conos de cobre. Estos, convertidos en un chorro de metal fundido serían expulsados hacia delante en lo que el profesor denominaba “efecto de carga hueca” arrasando con todo lo que se encontrasen, piedra, metal, madera.
El principal problema con el que se encontraban era que la bomba era demasiado grande para el tamaño de los túneles de la mina, intentar bajarla por el ascensor de la misma era también una locura debido también a su masa de 4 toneladas, debía encontrase otra forma de hacerla llegar hasta la entrada de la cueva. Y la solución la encontraron en la Gran exposición Tecnológica que se estaba celebrando ese año en el Cristal Palace de Londres. Hasta allí se había llevado un prototipo original de tuneladora a vapor que el Gun-Club americano había utilizado en su proyecto lunar, dicha tuneladora había sido cedida muchos años antes a la Sociedad Minera Británica por el propio Impey Barbicane presidente del Baltimore Gun-Club y ahora se mostraba en dicha exposición.
Por orden urgente del primer ministro fue transportada en secreto hasta Sheffield donde quedo a cargo de la Ars Obscura y sus técnicos.
La tuneladora “Hammerfish” era una monstruosidad de acero con un barreno frontal de 4 metros de diámetro y 8 de longitud unido a lo que parecía ser una gran locomotora a vapor que se arrastraba sobre un conjunto de orugas dobles. Sacando por una cinta transportadora articulada situada en la parte superior de la maquina el material que iba arrancando a la tierra. Este gran topo mecánico era manejado por tres hombres, un fogonero, un conductor y un ayudante que además se encargaba de controlar la cinta transportadora evitando que ninguna piedra se quedase enganchada en los engranajes o las articulaciones de la misma.
Se proyecto que esta hiciese un túnel en línea descendente con un ángulo de 55 grados y perpendicular a la galería donde estaba la entrada a la cueva. Una vez en la galería el barreno ensancharía el tamaño de la misma para que cupiera sin problemas la bomba. La perforación se inicio a las 5 de la mañana y aunque los cálculos de los ingenieros de la Ars Obscura aseguraban que se podría perforar a una velocidad de un metro por minuto, resultaron ser unos cálculos demasiado optimistas. En vez de las cinco horas previstas se tardaron un total de diez horas y media. Pero por fin a las tres y media de la tarde la tuneladora había llegado a la galería ensanchándola tanto en su diámetro como en su altura hasta llegar a los tres metros y medio, más que suficiente para colocar la bomba del profesor Brokenhaimer. Una vez retirado el topo mecánico la gran “Little Krakatoa” fue montada en un soporte especial en forma de trineo y deslizada con mucho cuidado por el túnel recién escavado gracias a unos tornos mecánicos accionados por dos máquinas de la casa “Stephenson e hijos”. Dos horas después esta reposaba pegada a la entrada bloqueada de la cueva. El profesor Klauss y el profesor Brokenhaimer realizaron los últimos preparativos para la activación de la bomba. Colocaron con cuidado los cinco detonadores electroquímicos en cada uno de sus receptáculos y el profesor Brokenhaimer ajustó el temporizador a 30 minutos, tiempo suficiente para poder salir a la superficie y ponerse a salvo en sus caballos.
En el exterior se había colocado un cordón de seguridad que impedía el paso de ninguna persona en un perímetro de tres kilómetros. En la zona preparada para observar la explosión algunos miembros de la Guardia Galesa, el capataz de la mina el señor Lovejoy y los miembros de la Ars Obscura miraban impacientes por sus binoculares. El profesor Brokenhaimer miró su reloj de bolsillo y avisó a los presentes que estaban a 30 segundos de la explosión. Luego anunció los 20, los 10, los 5 y al llegar a cero se oyó una fuerte detonación pero mucho más leve de la que cabria esperar y de súbito se produjo lo que parecía ser un fortísimo terremoto, una tremenda ola de aire caliente recorrió la distancia desde el lugar de la explosión hasta la zona de observación, los allí presentes sintieron temblar el suelo bajo sus pies y algunos tuvieron que sujetarse a sus compañeros para no caerse. El profesor Klauss al mirar por sus binoculares observo cómo la zona donde se encontraba la mina empezaba a hundirse como si estuviera sobre arenas movedizas. Todo el entramado de galerías que conformaban la mina implosionaban por el efecto de la bomba. Al detonar el núcleo de nitroglicerina gelatinizada esta había provocado una inmensa explosión que había impulsado los grandes conos de cobre ahora convertidos en tremendos chorros de líquido fundido en todas direcciones, destruyendo los puntales de madera, hundiendo los techos, socavando los suelos. Toda la mina se había hundido sobre sí misma como un soufflé recién hecho después de darle un golpe. La cueva donde estaba la terrible máquina de otro mundo corrió la misma suerte, grandes chorros de cobre fundido junto a la onda expansiva de la explosión hicieron que la estructura abovedada de la cueva se colapsase y cayera encima de la maquina extraterrestre y de su cilindro, aplastando a ambos por completo. En un agónico esfuerzo el trípode intento alzar una de sus patas que no había sido tapada por las rocas, en un vano intento por incorporarse pero se lo impidió una gran roca de varias toneladas de peso que le hizo las veces de lapida.
Esa misma noche la maquinaria de información de la Ars Obscura y los miembros del servicio secreto británico se pusieron en marcha para ocultar todos los acontecimientos relativos a la máquina alienígena, las muertes de los mineros y militares y la explosión de la mina. Al día siguiente en el diario “The Sheffield Observer” se podía leer la siguiente nota:

Tragedia en la mina Walton

Ayer tarde la mina Walton sufrió una fuerte explosión debida a una bolsa de gas grisú que pudo sentirse en varios kilómetros a la redonda, aunque la mayoría de los mineros pudieron ser rescatados indemnes cabe lamentar la muerte de dos de ellos, Owen Hills y Garrick McPherson y de su capataz el señor Walter Lovejoy cuyos cuerpos se han dado por desaparecidos.
Según nos han informado fuentes del concejo municipal, se ha decidido por mayoría y para mayor seguridad de los mineros no volver a reabrir dicha mina. Mañana se celebrará una misa en memoria de los fallecidos en tan dramático accidente.

Anexo 1.

Anotación personal del profesor Klauss:

Si tuvimos que destruir una mina entera para acabar con una sola de esas máquinas, solo Dios sabe qué ocurriría si esto solo fuese el preámbulo de una invasión. No podemos asegurar que la máquina marciana no llegara a enviar un mensaje a su planeta de origen. Si realmente lo consiguió puede que entonces el hombre se viera avocado al mayor conflicto de toda su historia, sería una autentica guerra de los mundos. Y puede que esta vez perdiese.



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Vie Jul 02, 2010 5:55 pm

Impresionante, preciosa, Viktor, te has lucido Very Happy
Muy buenos los guiños a "La Guerra de los Mundos", "De la Tierra a la Luna" y a "La Sombra" ( esa bomba te delató Twisted Evil ).
En serio, tienes que novelar todo esto Twisted Evil Twisted Evil

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Prof. Lewis el Vie Jul 02, 2010 7:51 pm

WOW, Shocked , La verdad no encuentro palabras para definir su historia, es muy buena, espero con ansia esos anexos....

Prof. Lewis

Cantidad de envíos : 145
Edad : 26
Especialidad Steam : Vagabundo, buscando un lugar en la sociedad.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/03/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 03, 2010 2:00 am

Armando Valdemar escribió:Impresionante, preciosa, Viktor, te has lucido Very Happy
Muy buenos los guiños a "La Guerra de los Mundos", "De la Tierra a la Luna" y a "La Sombra" ( esa bomba te delató Twisted Evil ).
En serio, tienes que novelar todo esto Twisted Evil Twisted Evil

En realidad no es un guiño, es una precuela completa Laughing , las fechas son un poco anteriores a la aparición de los primeros fogonazos sobre Marte que anunciaban la invasión marciana pero en el mismo año, 1894 (según la novela original). La máquina es un autentico trípode marciano tal y como se describe en la novela de Wells, así como el cilindro, sus descripciones son exactas, pero reducido a escala ya que se trata de un robot sonda en vez de un trípode de combate tripulado por un marciano. La idea es que antes de la invasión que cuenta la novela, los marcianos ya habían enviado un explorador para prepararla (hacia el año 1300), pero debido a su situación (estaba hibernado bajo tierra) no pudo enviar ningún mensaje a su planeta de origen hasta el momento en que lo despertaron los trabajos de los mineros y entonces sí que sí Twisted Evil . Y los humanos tuvieron con esta máquina su primer contacto que no fue nada amistoso como se puede ver Laughing .


Última edición por Víktor von Krupp el Sáb Jul 03, 2010 2:14 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 03, 2010 2:12 am

Bueno aquí están el anexo 2 y 3. El primero ya saben, era del profesor Klauss y viene incluido dentro del archivo. Estos son algunos de los apuntes realizados por el profesor Brokenhaimer y el profesor Klauss para la Ars Obscura relacionados con el archivo en cuestión.

Anexo 2.



Anexo 3.







Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 03, 2010 2:33 am

El cobre como nucleo de armas antiblindaje se usó y se sigue usando en los inestimables RPG de las guerrillas de medio mundo.
El nucleo de la granada autopropulsada es de cobre que al impactar funde de golpe, transformandose en una bola de fuego liquida allá a donde llega.
Se desarrollaron varios sistemas de repeler esos cohetes.
1 de ellos un lanza-cargas a modo de señuelo y otro un blindaje reactivo hecho de explosivo plastico ( si, Discovery Channel y su obsesion por las armas).
Muy cuco señor Krupp por usar esa idea Very Happy ( perdon: muy acertado el Sr. Brokenheimer al idear ese sistema anti-blindaje y legarla para la posteridad, decadas más tarde Razz )

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 03, 2010 10:28 am

Magnifico! soberbio!
Un gran relato!.
Describe usted muy bien todo lo ocurrido.... fué una de las pocas veces que he sentido verdadero terror...
Y puede que sea solo el comienzo...
De hecho estamos mejorando nuestro sistema de armamento.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 03, 2010 3:44 pm

Armando Valdemar escribió:El cobre como nucleo de armas antiblindaje se usó y se sigue usando en los inestimables RPG de las guerrillas de medio mundo.
El nucleo de la granada autopropulsada es de cobre que al impactar funde de golpe, transformandose en una bola de fuego liquida allá a donde llega.
Se desarrollaron varios sistemas de repeler esos cohetes.
1 de ellos un lanza-cargas a modo de señuelo y otro un blindaje reactivo hecho de explosivo plastico ( si, Discovery Channel y su obsesion por las armas).
Muy cuco señor Krupp por usar esa idea Very Happy ( perdon: muy acertado el Sr. Brokenheimer al idear ese sistema anti-blindaje y legarla para la posteridad, decadas más tarde Razz )

Me pareció un poco fuera de lugar usar un bomba atómica (aunque podría haberlo hecho con alguna modificación adaptada a la época), tenía que ser un arma convencional pero lo suficientemente destructiva como para arrasar varios kilómetros cuadrados de tierra, además debía ser algo que se hubiera podido construir en esa época sin muchas dificultades técnicas ni materiales. Entonces me vinieron a la mente dos imágenes, una mina submarina y un RPG-7 ruso Very Happy. Casualmente había visto recientemente la evolución del principio de la carga hueca desde el Panzerfaust alemán de la II Guerra mundial hasta nuestros días y me dije… ¡lo que podría hacer eso si fuera más grande Very Happy y porque no, si hubiera un montón de ellos juntos!. Y eso hice. Utilice un núcleo de nitroglicerina que era el explosivo más potente de la época, como es un material que todos sabemos es muy inestable el profesor Brokenhaimer tenía que haber creado un proceso de estabilización, la denominada “Gelatinización Estabilizada Brokenhaimer”. Con casi 4 toneladas de nitroglicerina gelatinizada podría producir una explosión de 7 kilotones (la potencia en las bombas atómicas se miden con su equivalente en TNT, los Kilotones y Megatones, pero esto es nitro mucho más potente que la TNT por eso hay más kilotones). Al efecto de la onda de baja presión producida por la propia explosión de la nitroglicerina se tenía que sumar el efecto de carga hueca, es decir el imparable chorro de cobre fundido procedente de un cono de un metro y medio de largo y 30 cm de diámetro en su parte más ancha. Visualmente ver a uno de estos conos propulsar su contenido hacia delante en forma de chorro de metal sería como ver un volcán en erupción (un pequeño Krakatoa Wink ).
Otro explosivo interesante era la granada “Romper Dientes”, tiene ese nombre por un comentario gracioso que le hizo el profesor Brokenhaimer al profesor Klauss mientras la diseñaba como encargo del ejercito para su lucha en la guerra de los Boérs. Le dijo que iba a fabricar una granada tan potente que el estallido sónico no solo les rompería los tímpanos a los enemigos de su majestad sino que les rompería hasta los dientes. Y con ese nombre se quedó.Very Happy

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Sr. y Sra. Absenta el Sáb Jul 03, 2010 9:37 pm

Soberbia historia, y estupendamente detallada, Sr. Krupp.
Una vez más, merece una ovación por los textos que nos regala.

Sr. y Sra. Absenta

Cantidad de envíos : 2536
Edad : 43
Localización : Reus (cuna del modernismo; dicen)
Especialidad Steam : Criptozoologos, ocultistas, e inventores de rarezas.
Reputación : 290
Fecha de inscripción : 28/08/2009

Ver perfil de usuario http://absentasmannor.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por WilliamDarkgates el Sáb Jul 03, 2010 11:02 pm

Excelente Relato. Esperamos por mas

WilliamDarkgates

Cantidad de envíos : 42
Edad : 33
Localización : En el Nuevo Mundo
Especialidad Steam : Aficionado al Ocultismo, Estudioso de sociedades secretas, sectas y cultos, Practicante de las Artes arcanas, Fiel enemigo del la intolerancia, Caos y las fuerzas dañinas; sin importar si son oscuras o brillan más que el sol; Estudioso de lo politico, Lucha de Clases y Maquinas sin almas.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/05/2010

Ver perfil de usuario http://www.williamdarkgates.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Dom Jul 04, 2010 2:26 am

Muchas gracias a todos, ahora solo falta postear el último anexo de dicho archivo (no estoy seguro sin son uno o dos) pero son los últimos, de hecho pocos años después de estos acontecimientos aquí narrados se produjo un incendio en la Ars Obscura Manor que la destruyo casi por completo. En dicho incendio fueron quemados todos los archivos de la misma excepto unos pocos que se consiguieron escamotear y trasladarse a un país lejano. También fue pasto de las llamas la sala del consejo de ancianos, todos sus miembros fueron destruidos (para más información sobre los mismos, leer “Colmillos en la Oscuridad” o preguntar al profesor Klauss). Este terrible acontecimiento ocurrió días después de la muerte de los marcianos tras su fallido ataque a la Tierra; las malas lenguas dicen que fue una operación ordenada por la reina Victoria, ya que la Ars Obscura conocedora de la existencia de tales entidades alienígenas y tras lo ocurrido en la mina Walton años antes, advirtió de una posible invasión, pero no les hicieron caso. No era la primera vez que el gobierno actuaba tan sibilinamente. ¿Acaso no se han preguntado al leer el relato como es que el capataz de la mina, Walter Lovejoy, falleció dentro de la misma tras la explosión cuando en ese momento estaba observándola desde una distancia prudencial?.
Piénsenlo… y saquen sus conclusiones.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Dom Jul 04, 2010 5:35 am

Algun miembro del Servicio Secreto de Su Majestad (James Bond Abuelo), camuflado lo meteria a punta de pistola en la mina o lo mataron y lo tiraron alli dentro ( ya que era el unico no Ars Oscura o militar que habria podido escapar y contar lo que vió).

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Dom Jul 04, 2010 3:26 pm

Armando Valdemar escribió:Algun miembro del Servicio Secreto de Su Majestad (James Bond Abuelo), camuflado lo meteria a punta de pistola en la mina o lo mataron y lo tiraron alli dentro ( ya que era el unico no Ars Oscura o militar que habria podido escapar y contar lo que vió).

Fueron un poco más vulgares me temo (todavía no habían adquirido las refinadas costumbres del agente 007). El señor Lovejoy fue el único civil que pudo observar a los alienigenas y que por tanto podría irse de la boca, ya sabe como son la gente de esos pueblos mineros, dos copas de brandy y empiezan a soltarseles la lengua Laughing . Así que directamente le dieron un golpe en la nuca, lo metieron en un saco lastrado y lo tiraron a una sima de gran profundidad a medio centenar de kilometros de la mina Walton y que es conocida como la "hoya del diablo". pale

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Lun Jul 05, 2010 6:18 am

Víktor von Krupp escribió:Fueron un poco más vulgares me temo (todavía no habían adquirido las refinadas costumbres del agente 007). El señor Lovejoy fue el único civil que pudo observar a los alienigenas y que por tanto podría irse de la boca, ya sabe como son la gente de esos pueblos mineros, dos copas de brandy y empiezan a soltarseles la lengua Laughing . Así que directamente le dieron un golpe en la nuca, lo metieron en un saco lastrado y lo tiraron a una sima de gran profundidad a medio centenar de kilometros de la mina Walton y que es conocida como la "hoya del diablo". pale

Si, definitivamente fueron mas vulgares Very Happy

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Lun Jul 05, 2010 10:05 pm

Bueno, he aquí el último anexo del archivo “El Gran Secreto”. Los demás fueron destruidos en el gran incendio que destruyó la Ars Obscura Manor y que no pudieron salvarse. Este anexo es la reconstrucción a partir de los datos aportados por el profesor Klauss, el profesor Brokenhaimer, el doctor Walter Monroe y Lady Martina Whitewood del trípode marciano al que se enfrentaron. Como se puede observar y se pudo comprobar tras el fallido ataque de los marcianos a la Tierra años después, sus maquinas tienen una forma parecida a sus cuerpos pero en metal. Dichas máquinas tienen tres patas, se supone por ciertas investigaciones posteriores que este es una especie de número fetiche para estos seres, ya que todo lo hacen a partir de dicho número. La cabeza de la máquina es muy similar a un rostro marciano y sus apéndices flexibles en el caso del trípode al que se enfrentaron los miembros de la Ars Obscura están diseñados tanto para el ataque como para la investigación. No posee un rayo calorífico como el que les ayudo a asolar Londres y otras grandes ciudades del planeta ya que la configuración de la máquina es la de una sonda de exploración que debía preparar la futura invasión.
Espero que les guste Wink.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Lun Jul 05, 2010 10:06 pm

Anexo 4.




Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por WilliamDarkgates el Lun Jul 05, 2010 10:11 pm

Excelente labor. ¿Y con eso lucharon? los miembros de Ars Obscura tenian nitrogeno en las venas en vez de sangre. XD

WilliamDarkgates

Cantidad de envíos : 42
Edad : 33
Localización : En el Nuevo Mundo
Especialidad Steam : Aficionado al Ocultismo, Estudioso de sociedades secretas, sectas y cultos, Practicante de las Artes arcanas, Fiel enemigo del la intolerancia, Caos y las fuerzas dañinas; sin importar si son oscuras o brillan más que el sol; Estudioso de lo politico, Lucha de Clases y Maquinas sin almas.
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/05/2010

Ver perfil de usuario http://www.williamdarkgates.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Invitado el Lun Jul 05, 2010 10:18 pm

Detalle ampliado de la cabeza.





Última edición por Víktor von Krupp el Mar Jul 06, 2010 1:31 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Los Archivos Secretos de la Ars Obscura

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:56 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.